Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SUCESO

Dos muertos en un tiroteo en un bar de copas de Granada

Otros siete lesionados en una refriega en Salou

Los vecinos de la zona ya habían denunciado a ese local por ruidos y altercados. Según comentaron, raro era el fin de semana en que no encontraban a mediodía a las puertas del bar alguna prueba de un choque violento: un reguero de sangre o restos de vidrio. Pero ayer las agresiones adquirieron una gravedad inusitada.

Hacia las once de la mañana, poco antes de la hora de cierre habitual (el local abría a las cinco de la madrugada), un número indeterminado de individuos, divididos en dos grupos antagónicos, que bebían en el interior, se enzarzaron en una violenta discusión que acabó cuando alguien sacó una pistola y disparó no menos de media docena de veces.

Alcanzó a tres personas de las que dos, J. J. A. G., de 28 años y J. G. J, cuya edad no fue precisada, fallecieron y otro, A. Q. M., de 23 años, quedó herido por tres balazos. Tras una larga intervención quirúrgica en el hospital Clínico, éste permanecía anoche en estado grave.

Al que murió casi de inmediato un único proyectil le destrozó el cuello. El segundo falleció una hora después del enfrentamiento a consecuencia de varios balazos en el abdomen. Cuando la Policía Local llegó al local de la calle de Martínez Olalla encontró el bar casi totalmente vacío. Sólo quedaban los camareros y las víctimas. Los clientes habían desaparecido. La policía busca a tres sujetos como parte del grupo que intervino en la refriega y que realizó los disparos.

La rápida huida, y el hecho de que ninguno de los dos fallecidos llevara encima algún documento que acreditara su identidad, complicó el comienzo de las pesquisas. En el bar los agentes encontraron los casquillos de las balas y una navaja. Los cadáveres fueron trasladados al Instituto Anatómico Forense hacia las 13.30 horas. El único implicado que salvó la vida se encontraba en grave estado. Sus declaraciones serán fundamentales para la solución del caso.

Batalla campal

Otra reyerta en Salou (Tarragona) acabó con siete heridos por arma blanca y por arma de fuego (uno de ellos muy grave). La pelea se produjo hacia las seis y media de la mañana de ayer entre un grupo de cuatro albanokosovares y dos porteros que les impidieron el acceso a un local. El herido de mayor gravedad es uno de los porteros, de 27 años, que recibió dos disparos, en la pierna y en la cara. La policía investiga la pertenencia de los detenidos a una banda de atracadores que opera en la Costa Dorada.

Los cuatro albanokosovares trataron de entrar al local Snoopy's, en la calle de Montblanc, ante la oposición de los porteros de la discoteca. Según explicaron vecinos de la zona, los porteros (algunos de otros locales ya cerrados y que se reúnen en la puerta de la discoteca cuando finalizan la jornada) les dijeron que ya era muy tarde. Después de una agria discusión, los albaneses esgrimieron dos pistolas y dispararon a los dos porteros. Otros compañeros y el encargado de la discoteca salieron tras los albaneses, a dos de los cuales lograron capturar mientras los dos restantes huían en un turismo. Se formó una enorme batalla en la que se vieron involucradas unas 30 personas, con navajas, bates de béisbol, piedras y otros objetos. Hubo cinco heridos más y otros locales de la zona sufrieron desperfectos.

La Guardia Civil disparó al aire para impedir el linchamiento de los dos albaneses, que resultaron heridos y quedaron detenidos. Se trata de Anton K., de 30 años, nacido en Pristina, con pasaporte suizo, supuesto autor de los disparos y Andreas G., con pasaporte austriaco, al que se requisó una pistola.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de abril de 2001