Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:HISTORIAS DEL COMER

'Gourmets', más que un club

La revista nacida hace 25 años ha tenido una importancia decisiva en el desarrollo de nuestra gastronomía

Han pasado 25 años o, lo que es lo mismo, 3.300 artículos, 2.400 recetas y 21.900 fotografías a lo largo de 300 números. Se trata de la revista decana de las publicaciones gastronómicas, Club de Gourmets, cuyo primer número vio la luz en abril de 1976, un año decisivo parar nuestra gastronomía. La aventura y apuesta de futuro que supuso esta revista fue la obra de dos entusiastas y entonces jóvenes empresarios, el andaluz Paco Lopez Canís, colaborador de la prestigiosa Revista de Occidente, quien ocuparía el puesto de director de la nueva publicación, y el manchego pero bilbaíno de corazón Fernando Jover, hoy consejero asesor del Grupo Gourmets.

Por supuesto que la gastronomía no fue un invento de esta revista, pero sí se puede decir que tal vez el mérito mayor de la misma y de sus impulsores (hay que recordar también a Pedro Barceló, ya desaparecido) fue la de abrir la gastronomía, hasta entonces un gueto de nobles y millonarios a las emergentes clases medias. Los escritores y críticos gastronómicos se podían contar entonces con los dedos de una mano. Estaban Víctor de la Serna, Savarín (el anterior conde de los Andes) con sus crónicas en Abc, el gran maestro Néstor Lujan desde las páginas del semanario Destino, los hermanos Domingo (en particular el corrosivo Xavier), José María Busca Isusi en el País Vasco, y poco mas. Al calor del Club de Gourmets surgieron nuevas firmas que contribuyeron de forma decisiva a la ascensión de la literatura del paladar y, en definitiva, de la cocina española.

Otro de sus atrevimientos, dado el nivel cultural gastronómico de su época fundacional, fue el de el propio nombre de la revista, con la inclusión de una precisa palabra francesa gourmets (no olvidemos que el paté de cerdo era el único foie gras conocido entonces) Les llamaron de todo, hasta 'grumetes'. Pero acaso el mayor reconocimiento que debemos a esta revista sea la de haber convocado, a los meses de su nacimiento, la I Mesa Redonda sobre Gastronomía. Se organizó el evento con una plantilla de ponentes de lujo, entre los que se encontraban el conde de los Andes, Eurico Guagnini, Rafael Ansón, Llano Gorostiza, Néstor Luján, Juan Mari Arzak, y los dos hombres que se encargaron de sembrar la semilla de lo que con el tiempo ha sido la década de oro de la gastronomía vasca: Raymond Oliver y Paul Bocuse. Todo ello moderado por Víctor de la Serna.

Así presentaba la revista organizadora las resoluciones alcanzadas por unanimidad en el evento: 'La promoción y el rescate de las cocinas regionales; la defensa de los vinos de calidad a través de una mejor educación enológica de los profesionales y de sus clientes; la reivindicación del aceite de oliva; la desaparición del poco afortunado menú turístico obligatorio, están entre estas conclusiones a las que, con un auténtico consenso, se ha llegado. Serán sometidas a la Administración'.

Un año después llegaría la también decisiva II Mesa Redonda sobre gastronomía, esta vez celebrada en la San Sebastián. En octubre de 1979 ve la luz la Guía Gourmetour, en febrero de 1983, su Guía de Vinos, y en 1987 se celebra el I Salón del Club de Gourmets. Tal como se dice en el número 300 de la revista: 'Nuestro país ocupa en el presente, y con fundada proyección de futuro, un puesto líder en la gastronomía mundial. A este estadio, el Grupo Gourmets ha aportado su granito de arena'. Es una apreciación modesta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de abril de 2001