Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BBVA jubila a 27 altos cargos en la mayor reestructuración desde la fusión

El BBVA anunció ayer el cambio de la estructura de mando. La reforma, que recibió varios desmentidos oficiales mientras estaba en proceso, se realizó con el máximo sigilo, hasta el punto de que algunos de los cuatro directores generales prejubilados -Luis Bastida, José Luis Carranza, José Ramón Guerediaga y Gonzalo Terreros- se enteraron el jueves por la tarde y otros de los 27 directivos relevados supieron su destino ayer por la mañana. Los cuatro directores formaban parte de la comisión ejecutiva.

Con esta operación, la entidad da por 'cerrada y finalizada' la fusión entre BBV y Argentaria, que se produjo en octubre de 1999. En definitiva, es una organización que se prepara 'para afrontar el proyecto global' del BBVA, que, según la entidad, pasa por una gran operación europea. Precisamente, para los analistas del sector bancario, 'supone acabar con un esquema de mando propio de una fusión, con las imperfecciones que esto acarrea, para disponer de una estructura más corta y más ágil'. A juicio de otros expertos, supone el reforzamiento de Pedro Luis Uriarte, vicepresidente y consejero delegado, ya que da más credilidad a la promesa que él mismo hizo hace unos meses, en el sentido de que seguirá, como mínimo, 'hasta terminar el programa Crea, es decir, hasta diciembre de 2002'.

La medida más importante de esta reforma es la creación de tres direcciones generales de grupo -cargo de nueva creación- que dependerán directamente de Uriarte. Todos ellos formarán parte del comité estratégico (G-6) en el que también estarán los dos presidentes, Emilio Ybarra, que dejará su cargo el próximo año tras la junta de accionistas correspondiente a este ejercicio, y Francisco González.

La reformulación del organigrama comprende además la ampliación de 16 a 21 del número de miembros del Comité de Dirección. De ellos, 13 pertenecen al antiguo BBV y ocho a Argentaria, lo que supone un ligero incremento del peso de los ejecutivos de éste banco, sobre todo tras la prejubilación de los cuatro directores citados, procedentes del BBV. Goirigolzarri, ex responsable de América Latina, controlará la banca al por menor en España, en América, Bancomer, pensiones, banca privada y e-banking. Todos los responsables de este área, menos el de banca online, pertenecen al BBV.

La segunda dirección general, de negocios mayoristas, queda bajo la batuta de Javier Echenique, responsable hasta ahora de las oficinas en España. La división englobará a banca de inversión, corporativa global, de empresas, de administraciones, gestión de activos, Europa, seguros y previsión, e-business y el grupo industrial e inmobiliario.

El máximo responsable de la tercera dirección, que agrupa el área de medios, será José Antonio Fernández Rivero, único de los tres directores que procede de Argentaria, que supervisará las divisiones que dan soporte al grupo: recursos humanos, gestión de altos directivos, sistemas, organización, operaciones, eficiencia y costes, compras, y fallidos.

Además, del consejero delegado dependen la actividad de riesgos, expansión corporativa y desarrollo de negocio. A los presidentes reportará la secretaría general, asuntos legales, auditoría, comunicación, servicio de estudios, relaciones institucionales y, lo más llamativo, la dirección financiera, que será responsabilidad de Ángel Cano. Junto a Julio López, son los dos únicos nuevos directores generales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de abril de 2001