Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Museo del Prado mantiene la autoría de dos cuadros de Goya

El director del Museo del Prado, Fernando Checa, declaró ayer que la institución mantiene que los cuadros La lechera de Burdeos y El coloso pertenecen a Francisco de Goya desde su entrada al museo y 'está avalado por toda la literatura científica hasta el momento'. Dos especialistas en la obra de Goya, Juliet Wilson-Bareu y Manuela Mena, sostienen 'dudas' sobre las dos obras.

Juliet Wilson-Bareu intervino el pasado 6 de marzo en el ciclo de conferencias sobre Goya, organizado por la Fundación Amigos del Museo del Prado, y expuso su teoría de que La lechera de Burdeos no se puede adjudicar por completo a Goya ni que fue pintado en la ciudad francesa. Sus interpretaciones han sido ampliadas en una entrevista publicada en el último número de la revista El Periódico del Arte. La experta, que desde los años noventa dice que 'hay atribuciones erróneas a Goya en el museo', opina que a La lechera 'le faltan energía y una buena disposición en el formato del cuadro'. 'Casi todos los especialistas estamos de acuerdo en que El coloso no es de Goya'.

Manuela Mena, conservadora de pintura española del siglo XVIII y Goya, declaró ayer a Efe que está 'totalmente de acuerdo' con Wilson-Bareau. 'Ambas mantenemos la misma línea de investigación encaminada a aclarar su figura'. En su opinión, no hace falta ser un experto para observar 'detalles raros' en las dos obras cuestionadas. Añade que hace unos 15 años 'empezamos verdaderamente a tener sorpresas muy interesantes', desde una exposición comisariada por Wilson-Bareau.

El director del museo, Fernando Checa, que no asistió a la conferencia sobre La lechera de Burdeos, declaró ayer que las dos expertas ponen 'en duda' los dos cuadros desde hace años, 'pero nunca se han atrevido a decirlo en una publicación científica'. 'Para el Prado, los dos cuadros son de Goya y como tales se han prestado, como hace tres años con La lechera en Burdeos. Las opiniones contrarias se dilucidan en una publicación científica y en un catálogo razonado'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de abril de 2001