Descalabro de ofertas en Europa

El número de emisiones cae de 65 a 10 en el primer trimestre y los volúmenes demandados pasan de los 3,69 billones de 2000 a los 1,29 billones de pesetas

El mercado de ofertas en Bolsa se ha resentido en el primer trimestre del año en toda Europa. Las cifras así lo indican. En este periodo las empresas europeas han ofertado acciones por valor de 1,29 billones de pesetas, cuantía que es la tercera parte de la conseguida en igual periodo del año anterior. Es más, también se ha producido un notable descenso en comparación con el papel emitido en los últimos tres meses de 2000. Nada menos que 4,60 billones de pesetas tuvieron que poner los inversores en manos de las sociedades o de sus primeros propietarios en ese periodo.

En total a lo largo de 2000, las bolsas obtuvieron 14,7 billones de pesetas de los inversores. De esta cuantía 2,4 billones correspondieron al mercado español que se mostró activo en OPV, pero sobre todo en ampliaciones de capital que elevaron los recursos demandados al mercado.

En el caso español, las ofertas han sumado en estos tres primeros meses 63.060 millones de pesetas, cifra muy pequeña en relación a los 1,66 billones del primer semestre del ejercicio pasado. Así, esta reducción no es sólo propia del mercado español, sino que afecta al conjunto de plazas bursátiles europeas donde está costando mucho más esfuerzo colocar ese papel entre los inversores.

En las ofertas previstas para este año, según anuncios públicos que han realizado las propias compañías, destacan los valores de telecomunicaciones. Telefónica consiguió colocar su filial de móviles justo antes de que se produjera una fuerte crisis en el conjunto del sector. Cierto es que estos valores ya se castigaron a lo largo de 2000, pero ha sido en estos primeros meses del año cuando los analistas han cuestionado la viabilidad de sus proyectos UMTS y los elevados precios pagados por estas licencias. Tanto las operadoras como sus filiales de móviles han conocido en estos días sus valores mínimos de los últimos tres años.

Pues bien, éste será el papel más abundante con la salida a los mercados de la alemana T-Mobile, KPN Mobile, Belgacom o Mobilcom cuentan con planes para acceder a los mercados de capitales y dar así recursos necesarios para sus matrices.

Dentro del sector financiero saldrán los mercados Euronext (París, Holanda y Bélgica), asi como la plataforma Instinet, en la que participan entre otros el operador de información Reuters. Unas emisiones curiosas y que abren la puerta a la cotización de las bolsas y de las plataformas electrónicas de contratación que empiezan a proliferar. En este sentido la salida al mercado este año de la Deutsche Borse ha conseguido una pequeña revalorización para los inversores, aunque se utilizase el precio más alto dentro del rango fijado. En la primera semana de negociación, este valor acumuló una rentabilidad del 11,9%.

Más actividad alemana

Las compañías alemanas se están mostrando las más activas en su salida al mercado. Además de dos compañías de móviles está previsto que acuda al mercado el aeropuerto de Francfort y las tecnológicas Formus e Infineon. Aunque cada vez menos, en Europa todavía tienen peso los procesos de privatizaciones. Ésta es una de las características que diferencian claramente al mercado europeo del norteamericano en el que no existe este tipo de papel. Por ello, buena parte de las privatizaciones de móviles acabarán en las arcas recaudatorias de los Estados debido a su titularidad pública.

Los expertos apuntan que en mercados como los actuales son más propias las operaciones de fusión o de adquisición entre compañías por los bajos precios que se conocen. 'El pasado año estábamos en un mercado de vendedores con numerosas ofertas, mientras que en el actual son los compradores los que decidirán', apunta Manuel Esteve.

Mercado nuevo sin novedades

Desde su creación en mayo del pasado año, el Nuevo Mercado español no ha conseguido atraer empresas. Su lanzamiento, con retraso respecto a otras plazas europeas de similares cartacterísticas, se produjo en plena crisis de los valores de la llamada nueva economía. Únicamente la firma Jazztel, que ya cotizaba en el mercado Easdaq, ha venido a engrosar la lista de valores de un segmento de contratación que contaba con rápidas posibilidades de crecimiento. Los expertos consultados apuntan a dos causas como las responsables de la escasa pujanza de este segmento de contratación. De un lado, el mal momento de las tecnológicas y, de otro, el planteamiento mismo de este mercado que no ha fijado criterios distintos en la admisión de valores, por lo que no existen diferencias prácticas entre este mercado y el tradicional. Así, la captación de nuevos valores no ha tenido nigún éxito, máxime cuando los inversores no se han mostrado dispuestos a financiar aventuras sin unos resultados detrás que lo respalden. El otro mercado español, el Latibex, sí va consiguiendo incrementar el número de participantes. Ahora bien, en estos valores se produce un trasvase de la contratación de sus respectivas plazas y no una oferta pública de venta de títulos que permitiera aumentar el número de inversores.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS