Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS PROBLEMAS DE LOS INMIGRANTES

Interior propone un acuerdo social a sindicatos y empresarios

El ministro del Interior, Mariano Rajoy, recibió ayer a los secretarios generales de UGT y CCOO, Cándido Méndez y José María Fidalgo, y al presidente de la CEOE, José María Cuevas, en el palacio de La Moncloa, y les entregó un Plan de Acción destinado a lograr un acuerdo social entre el Gobierno, sindicatos y empresarios en materia de inmigración. El documento, al que ha tenido acceso este periódico, esboza en cuatro puntos la determinación de las necesidades de mano de obra, la ordenación del movimiento migratorio dentro y fuera de España y el desarrollo de las naciones de origen.

El plan propone que las organizaciones empresariales faciliten al Gobierno información sobre las ofertas de trabajo. Éstas serán analizadas por las comisiones ejecutivas provinciales o insulares de los servicios de empleo, que las contrastarán con la situación laboral en sus zonas. Luego elaborarán una propuesta en la que especificarán el número y las características profesionales de los trabajadores que necesitan. Finalmente, el Ejecutivo decidirá sobre los puestos de trabajo que no puedan ser cubiertos por españoles, 'previa audiencia de las organizaciones sindicales y empresariales más representativas y del Consejo Superior de Política de Inmigración'.

Respecto a la ordenación del movimiento migratorio en España, el Gobierno propone a sindicatos y empresarios colaborar con él en la preparación de programas para la selección, formación, contratación y seguimiento de la situación de trabajadores extranjeros desempleados.

En cuanto a los países que han suscrito convenios con España, el Ejecutivo les comunicará la existencia de ofertas de empleo y colaborará con sus autoridades para seleccionar a los trabajadores. Los empresarios formalizarán los contratos antes de que los inmigrantes salgan hacia España.

Visado para Colombia

Durante la rueda de prensa posterior a sus entrevistas con los líderes sindicales y empresariales, Rajoy fue preguntado por la decisión de varios intelectuales colombianos, encabezados por el premio Nobel García Márquez, de no viajar a España tras la decisión de la Unión Europea de exigir visado de entrada a sus compatriotas. El ministro recordó que España fue el único país que no votó a favor de la medida [se abstuvo].

También se refirió a este asunto el titular de Asuntos Exterioes, Josep Piqué, desde Bruselas: 'Todos los colombianos saben que España mantiene una posición clara en ese punto', dijo, 'pero al final la opinión absolutamente mayoritaria de la Unión ha sido instaurar el visado'. El ministro culpó de esta decisión a los problemas de narcotráfico que azotan Colombia y que obligan 'a todos los países serios y responsables a establecer una serie de controles mínimos'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de marzo de 2001