Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cientos de personas cerraron el carnaval con el Entierro de la Sardina

Cientos de madrileños desafiaron ayer a las bajas temperaturas y salieron disfrazados a la calle para despedir los carnavales en la tradicional procesión festiva del Entierro de la Sardina, que se inició en san Antonio de la Florida -donde se rindió un pequeño homenaje a Goya, autor del cuadro El Entierro de la Sardina- y culminó, con la quema de una monumental sardina de cartón, en la fuente de los Pajaritos.

La Alegre Cofradía del Entierro de la Sardina, la Cofradía de la Lágrima Viva y la Cofradía Goyesca, entre otras, llenaron las calles de la capital de buen ambiente, a pesar del continuo lloro de plañideras y alegres viudas, dolidas por el entierro del pescado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de marzo de 2001