Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

28 arquitectos piden la retirada del Balcón al Mar de Barberá por incongruente

Un total de 26 arquitectos, un ingeniero de caminos y un economista han solicitado formalmente la retirada del proyecto urbanístico del Balcón al Mar -que consiste fundamentalmente en la recuperación de la dársena interior del Puerto de Valencia y su integración con la trama urbana de la ciudad- que se encuentra en periodo de información pública por parte del Ayuntamiento que lidera Rita Barberá.

Los 28 firmantes hacen un análisis muy crítico del proyecto elaborado por el equipo de gobierno del PP en el Ayuntamiento de Valencia tras reiterar su 'voluntad inequívoca de que se recupere la dársena del puerto para el uso público de todos los ciudadanos y el interés evidente que tiene esta recuperación para la ciudad'.

Tras dejar claro este extremo, el colectivo de arquitectos alega que el plan especial que ahora se tramita carece de 'los más elementales documentos' y 'liquida en siete folios la justificación de la propuesta, los objetivos, el sistema de gestión y la evaluación económica' pese a que la documentación municipal insiste en que el proyecto cumple el planeamiento vigente y que el coste será de 22.220 millones de pesetas. Entre los firmantes figuran profesionales de prestigio como Manuel Portaceli, Carlos Salvadores, Joan Olmos, Rafael Rivera, Carles Dolç, Juan Añón y así hasta 28 firmas.

'Amasijo de ocurrencias'

En sus alegaciones, los firmantes critican que el proyecto no se presenta, siquiera, en tres dimensiones para analizar las repercusiones de las volumetrías, su impacto en el paisaje y las relaciones espaciales. 'No existe un programa previo que sea motor de la operación. Vuelve a ser un amasijo de ocurrencias en ningún caso contrastadas con las necesidades de la ciudad', dicen en las alegaciones. 'La fuente cibernética, el Palacio de las Culturas Mediterráneas y el jardín temático asociado son tres evidencias rotundas de un vacío programático rellenado con palabras sin contenido, eso sí, con el atrevimiento de una valoración económica injustificada por injustificable'.

El crudo análisis del proyecto impulsado personalmente por Rita Barberá asegura que 'las actuaciones previstas sobre los elementos protegidos, muy especialmente sobre los tinglados, ponen en peligro la permanencia de la arquitectura en sí' y oculta la lámina de agua desde el perímetro del puerto, 'condición básica de su integración en la ciudad'.

En las alegaciones se subraya también que no hay ningún análisis sobre el transporte público, ni sobre aparcamientos. Según el documento, el Balcón al Mar proyectado por el Ayuntamiento de Valencia 'mezcla continuamente la definición de lo público y lo privado y confunde el uso lúdico con el terciario, lo que impide determinar el alcance la privatización real'.

En el escrito también se señala que no se prevé el desarrollo del puerto ni la relación del proyecto con los poblados marítimos, así como la ausencia de referencia a los estudios existentes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de marzo de 2001