Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alberto Fabra sí se abstuvo en dos votaciones que podían perjudicar los intereses urbanísticos de su familia

El concejal del Urbanismo del Ayuntamiento de Castellón, Alberto Fabra, no se abstuvo ni ausentó en ninguna de las tres votaciones en las que se trataron los planes que repercutían favorablemente en terrenos de su familia que el nuevo Plan General de Ordenación Urbana recalificó de industriales a urbanizables. Sin embargo, Fabra no participó en al menos dos votaciones (en comisiones de gobierno) sobre unos recursos presentados por su familia contra un acuerdo municipal que afectaba a otra de sus propiedades. La primera ausencia de Fabra se produjo en agosto, cuando se estimó parte de un recurso presentado por su familia. En la segunda, en noviembre del pasado año, los servicios jurídicos informaron sobre la presentación de un contencioso-administrativo por parte de Cerámicas Gómez y consideraron 'lógico que el Ayuntamiento se persone en dicho proceso para defender la legalidad de su decisión'. Según el mismo texto, el dictamen se aprobó por unanimidad de los miembros de la comisión de gobierno presentes 'con la abstención del señor teniente de alcalde Don Alberto Fabra Part'.

El portavoz adjunto del grupo socialista, Miguel Alcalde, aseguró ayer que en la comisión informativa de Urbanismo en la que se anunció la existencia de este recurso, Fabra se ausentó al alegar que se trataba de un asunto de su familia. El responsable de Urbanismo incluso abandonó la presidencia de dicha comisión para cedérsela a otro miembro del equipo de gobierno y no participó en la votación.

En diciembre de 1999 se aprobó el Programa de Actuación Integrada para el desarrollo de un área del llamado barrio de San Lorenzo, donde la familia de Alberto Fabra posee una fábrica, Cerámicas Gómez, que se encuentra en funcionamiento. Ante este acuerdo, la familia presentó un recurso que fue desestimado por los servicios jurídicos del Ayuntamiento y aprobado por el pleno en marzo de 2000. Aún así, los servicios dejaban una puerta abierta a las alegaciones presentadas que, según el informe 'deberán estudiarse'.

En julio, la familia presentó otro recurso de reposición por un error de medición de 600 metros en la fábrica. La comisión de gobierno de agosto aprobó la estimación parcial del recurso, votación en la que, según el acta de la comisión, Alberto Fabra no participó. En este caso, el concejal de Urbanismo también cedió la presidencia por tratarse de un tema familiar. En noviembre de ese mismo año, la comisión de gobierno volvió a tratar un tema referente a Cerámicas Gómez. En este caso, un recurso contencioso-administrativo que la familia del edil había interpuesto contra el Ayuntamiento, por un acuerdo en el que se estimó parcialmente un segundo recurso de reposición sobre la misma área urbanística. El edil de Urbanismo decidió no participar en la votación en la que se aprobó la personación del Ayuntamiento contra la posición de la familia de Fabra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de marzo de 2001