URBANISMO

Valencia aprueba el plan de reforma del barrio del Carmen

La comisión de Urbanismo del Ayuntamiento de Valencia aprobó ayer con los votos de populares y socialistas y la oposición de Esquerra Unida el Plan Especial de Protección y Reforma Interior (PEPRI) del barrio del Carmen. La aprobación del plan queda, sin embargo, condicionada a la ubicación de una estación de la nueva línea de metro de Valencia, que se ubicará próxima al mercado de Mossen Sorell.

El concejal de Transportes, Jorge Bellver, que estudia junto con los responsables de la Consejería de Obras Públicas y Urbanismo el trazado del túnel pasante que dará salida directa hacia el norte a los trenes de Renfe y la ampliación de la red de metro, explicó que, de acuerdo con los estudios realizados hasta la fecha, la nueva estación podría ubicarse en el cruce de las calles de la Bajada de San Miguel, San Miguel y Alta.

Esta futura estación de metro, que implica la ampliación de la actual línea dos, forma parte de la voluntad del Ayuntamiento de Valencia de ampliar la red de transporte público en el entorno de la plaza de la Reina y de las torres de Serranos.

El concejal socialista, Rafael Rubio, defendió su apoyo al plan de protección y reforma del barrio del Carmen porque 'reúne las condiciones mínimas para votarlo a favor, aunque no es el mejor de los planeamientos'. El portavoz del PSPV en la comisión de Urbanismo indicó que el plan permite al Ayuntamiento iniciar las actuaciones para revitalizar el barrio y pidió al equipo de gobierno del Partido Popular que defina un plan de tráfico que sea vinculante a todo el centro histórico de la ciudad.

Plan de tráfico

Según los socialistas, este plan de tráfico debería definir las zonas peatonales, los aparcamientos públicos y las zonas destinadas al transporte público y privado. Rafael Rubio informó que el concejal de Urbanismo, el popular Miguel Domínguez, se ausentó de la votación del plan.

Domínguez se situó en el centro de una polémica política tras difundirse que junto a otros concejales y miembros del Partido Popular y un abogado había participado en la compra de un solar en la calle de Mossen Sorell durante el proceso de modificación del planeamiento de protección y reforma del barrio del Carmen.

Fuentes de la oposición indicaron ayer que el polémico solar comprado por el grupo de concejales del equipo de gobierno del Partido Popular habría sido ya vendido a la Fundación Luis Vives para el Humanismo y la Solidaridad, aunque el concejal de Urbanismo, Miguel Domínguez, no hizo ninguna referencia al caso al ausentarse de la votación en la que se aprobó el plan del barrio del Carmen.

Esquerra Unida votó en contra por considerar que no respeta debidamente el valor patrimonial del barrio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 19 de febrero de 2001.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50