Telefónica convoca a analistas de todo el mundo en Brasil para levantar la cotización

Se trata de la primera reunión con analistas de todo el mundo que convoca Telefónica fuera de España, y tendrá lugar sólo dos días después de la presentación oficial de resultados de la compañía en el año 2000. Los resultados preliminares -no auditados- se aprobaron en la comisión ejecutiva de Telefónica del pasado jueves y serán el tema central del próximo consejo de administración.

La cita en Río de Janeiro, a la que se accede tras el pago de un millón de pesetas, incluido hotel y desplazamiento, pretende demostrar la confianza de los directivos de la operadora española en el recorrido alcista de la acción y sacar partido de la desconfianza de los analistas en las compañías más endeudadas -France Télécom, KPN, Telecom Italia, entre otras- a causa de la elevada apuesta por la telefonía móvil de tercera generación (UMTS) y las últimas adquisiciones en el sector.

Más información
Telefónica acapara la inversión de las empresas españolas en el extranjero
La filial de telefonía fija de Telefónica en Brasil duplicó sus beneficios en 2000

El pasado viernes, Telefónica logró, por primera vez en su historia, superar a France Télécom y a Deutsche Telekom y colocarse en el primer lugar de las compañías europeas de telefonía fija por capitalización bursátil, sólo precedida por la compañía británica de telefonía móvil Vodafone, propietaria de la española Airtel.

Las cotas de Villalonga

No obstante, Telefónica cotiza por debajo de 20 euros, lejos de los 30 euros que alcanzó durante la presidencia de Juan Villalonga. El nuevo equipo gestor se propone recuperar esas cotas.

A Brasil se desplazarán todos los responsables de las áreas de negocio de Telefónica para exponer las líneas maestras de su estrategia para los próximos meses. En lo que respecta al grupo, la exposición correrá a cargo del consejero delegado, Fernando Abril Martorell.

El mensaje a los analistas, según fuentes de la compañía, incidirá en la 'solidez financiera' de la compañía española respecto a sus competidoras (Moody's está revisando la calificación de riesgo de Telefónica con perspectiva positiva) y las próximas actuaciones para seguir creciendo en Brasil, mediante adquisiciones; consolidar las posiciones que ha tomado Telefónica Móviles en Europa dando entrada a socios locales en los concursos que han logrado las licencias UMTS; terminar el proceso de integración de las filiales americanas y reordenar Telefónica Media y todo el área de contenidos audiovisuales e interactivos (incluye a Terra y TPI-Páginas Amarillas).

Lejos de reducir la presencia en medios, el equipo de Alierta prepara una reordenación de Media (incluye el área de televisión en abierto en torno a Antena3, televisión de pago con Vía Digital y contenidos, con Endemol como eje) e incluso ha diseñado un plan para consolidarse como un gran grupo hispano de televisión. Para ello tiene previsto vender su participación en alguna de las cadenas que controla en Argentina y estudia alianzas con empresas del sector que permitan acceder al mercado brasileño. Pese a las abultadas pérdidas (Vía Digital se acerca a los 50.000 millones), los estrategas de Telefónica creen que los canales interactivos (televisión digital e Internet) desempeñarán un papel determinante en el futuro.

De hecho, el año 2001 está lleno de incertidumbres como resultado del retraimiento de la economía de EE UU, la situación financiera del sector y la apertura de la telefonía local a la competencia. Todas las previsiones apuntan un recorte importante de la inversión publicitaria, que incidirá tanto en los portales de Internet (Terra Lycos, en el grupo Telefónica) como en los medios tradicionales (Antena 3, la pata rentable de Telefónica Media) y llega justo cuando las grandes operadoras tienen que afrontar la renovación tecnológica de sus redes fijas y móviles para satisfacer las nuevas demandas y mantener el crecimiento en mercados ya muy maduros.

Este año, además, Telefónica no podrá contar con los factores que le permitirán presentar un 'buen' resultado en 2000. El margen operativo del grupo creció el año pasado alrededor de un 10%, gracias, entre otros factores, a la fortaleza del dólar, la consolidación de las participadas latinoamericanas tras la Operación Verónica y la salida a Bolsa de Móviles.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS