23ª jornada de Liga | FÚTBOL

La directiva empieza a pensar ya en el próximo año

La directiva del Barcelona está ya decidida a acometer la planificación con vistas a la próxima temporada, una vez reducidas a la mínima expresión las posibilidades del equipo azulgrana en esta Liga. La derrota ante el Deportivo dejó una sensación de desconcierto y pesimismo en el Camp Nou reflejada por el presidente del club, Joan Gaspart, que, a la conclusión del partido, se quedó clavado en su asiento, con el rostro desencajado y la mirada perdida.

Los dirigentes del Barça argumentaron que la premura de tiempo -tomaron posesión el 24 de julio, después de las elecciones derivadas del adiós de Josep Lluís Núñez- les impidió planificar la temporada como habría sido su deseo. Se apostó por Llorenç Serra Ferrer porque tenía contrato en vigor y hubo consenso entre quienes concurrieron a la carrera presidencial. Pero a la directiva no le complace que el cargo de entrenador y de director técnico recaigan en la misma persona, como es el caso, y más aún después del episodio del frustrado fichaje del defensa central brasileño Cris, avalado por el asesor deportivo, Carles Rexach, y gestionado por la directiva y que fue rechazado en última instancia por Serra Ferrer.

Más información
El Barça no puede con la Liga
La directiva del Barcelona reitera su confianza en Serra Ferrer

Gaspart ha asegurado que el futuro del actual entrenador dependerá de él mismo o, lo que es lo mismo, de los resultados que consiga. El vicepresidente Àngel Fernández declaró ayer en Catalunya Ràdio: 'Tal vez no se pueda ganar la Liga, pero si se ganan la Copa del Rey y la Copa de la UEFA el balance sería muy positivo, aunque para que acabara de ser una temporada buena, faltaría que estuviéramos clasificados para disputar la próxima Liga de Campeones'.

Wenger, una alternativa

Otro vicepresidente, Jaume Llauradó, no considera decisivos los últimos tropiezos: 'No tiene importancia una derrota por sí sola. El problema es que se han perdido muchos partidos y que no se ha mantenido un ritmo a lo largo de la temporada. Es un año de transición, pero en el que viene la responsabilidad será terrible porque el Barça debe ganarlo todo. Si ganamos este año la Copa y la Copa de la UEFA no puede decirse que vaya a producirse una hemorragia de satisfacción. Cada vez que vemos jugar a otros la Liga de Campeones es una pequeña espina clavada y el cuarto puesto en la Liga no es un plato de agrado. Mi criterio es que un entrenador no debe continuar por ganar o perder una Liga. Hay maneras de ganar y maneras de perder. Hay que planificar ya'.

La primera decisión vital será determinar el cargo que ocupe la próxima temporada Serra Ferrer. Ronald Koeman, el entrenador del Vitesse, club que atraviesa por graves problemas financieros, y Arsène Wenger, el del Arsenal, son dos de los candidatos a ocupar el banquillo del Camp Nou en la próxima temporada. La directiva azulgrana, una vez perdida la posibilidad de fichar al argentino Aimar, que se ha enrolado en el Valencia, ya tiene apalabrada con el River Plate la contratación del delantero también argentino Saviola.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Robert Álvarez

Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona, se incorporó a EL PAÍS en 1988. Anteriormente trabajó en La Hoja del Lunes, El Noticiero Universal y el diari Avui.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS