Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Mossos d'Esquadra tendrán 4.500 agentes en la capital catalana y una comisaría en cada distrito

Los Mossos d'Esquadra tendrán entre 4.455 y 4.570 agentes destinados en Barcelona cuando se haya completado su despliegue y abrirán una comisaría en cada distrito de la ciudad. Así lo anunció ayer en el Parlament el consejero de Interior, Xavier Pomés, quien insistíó en el deseo de su departamento de realizar la sustitución policial de manera coordinada con los ayuntamientos metropolitanos sin que eso vaya en detrimento de la seguridad ciudadana.

Esa preocupación fue expresada semanas atrás por los alcaldes metropolitanos de Barcelona y ayer la reiteraron los grupos de la oposición en el Parlament, durante la comparecencia de Pomés ante la comisión de Justicia e Interior. Para garantizar que no aumentará la delincuencia por el despliegue de los Mossos d'Esquadra y por el repliegue del Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil, Pomés anunció que de estos cuerpos saldrá una nueva promoción en el mes de junio, muchos de cuyos agentes serán destinados a Cataluña. También garantizó que las juntas locales de seguridad las seguirá presidiendo el alcalde de cada municipio y que se creará una comisión de seguimiento de este proceso de sustitución de cuerpos policiales.

Actualmente, los Mossos d'Esquadra disponen ya de 1.390 agentes en la ciudad de Barcelona. Entre los años 2003 y 2004 se incorporarán de 920 a 955 agentes, y el año siguiente, de 640 a 660. Todos ellos serán policías de calle, dicho de manera simple, y se les sumarán entre 1.505 y 1.565 agentes más que irán destinados a los servicios centrales del cuerpo: antidisturbios, policía judicial y científica, especialistas en explosivos y brigada de información, entre otras unidades. El despliegue en la provincia de Barcelona se iniciará el próximo mes de noviembre en las comarcas del Bages y Vallès Oriental. Serán entre 660 y 690 agentes y se abrirán cuatro comisarías: en Manresa, Granollers, Sant Celoni y Caldes de Montbui. En 2002 continuará el despliegue en Mollet del Vallès, Arenys de Mar, Mataró y Premià. En cada una de estas ciudades, así como en Pineda, se abrirá otra comisaría, y el número de policías oscilará entre 715 y 765.

En el año 2003 los Mossos d'Esquadra llegarán al Barcelonès. Primero a Badalona y Santa Coloma de Gramenet, donde se abrirá una comisaría, así como en Sant Adrià de Besòs. En total, entre 640 y 675 policías. Toda la promoción del año 2004 irá destinada a los servicios centrales y al año siguiente los Mossos llegarán a Barcelona, donde tendrán una comisaría en cada uno de los 10 distritos. En esa misma fecha se desplegarán en L'Hospitalet, donde habrá también otra comisaría central que tendrá entre 305 y 315 policías.

Después del año 2005, la policía autonómica continuará su despliegue por el Baix Llobregat, el Garraf y el resto de comarcas barcelonesas, con un calendario que está todavía por concretar. La provincia de Tarragona será la última a la que lleguen los Mossos d'Esquadra, en el año 2010.

Por otra parte, Xavier Pomés anunció también que los Mossos aumentarán los controles de velocidad con radares remotos a partir del próximo verano, cuando se espera que entre en vigor la modificación de la Ley de Seguridad Vial que permita el control y la sanción de los conductores sin necesidad de que se notifique la infracción en la carretera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de febrero de 2001