Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El terremoto de El Salvador causa 274 muertos y el derrumbe de 12.000 casas

Un día después del terremoto, el segundo que asola El Salvador en un mes, comienza a entreverse la dimensión de la tragedia: 274 muertos, 2.216 heridos y 12.303 viviendas destruidas, según datos oficiales suministrados por Mauricio Ferrer, director del Comité de Emergencia Nacional (COEN). A las cifras se pueden poner rostros: la muerte de Ana Elizabeth Chicas, maestra de la escuela parroquial de Candelaria, una de las poblaciones que han quedado borradas del mapa en la provincia central de Cuscatlán, quien no pudo salir a tiempo del edificio ni sacar con vida a sus 20 alumnos de preescolar.

'Si alguien describió como ciudades dinamitadas las afectadas por el terremoto de enero, lo que sucedió el 13 de febrero fue algo semejante a dinamitar lo ya dinamitado', aseguró Leonardo Mena, asesor de una asociación de municipios de la zona central del país, que se han organizado para llevar adelante la reconstrucción de sus comunidades tras sufrir dos terremotos en un mes.

Mena aseguró que la verificación sobre el terreno efectuada ayer por los alcaldes del llamado Comité de Reconstrucción Local 13 de Enero muestra que localidades de la provincia de La Paz, como Santa María Ostuma, San Juan Nonualco y San Pedro Nonualco, entre otros, se encuentran totalmente destruidas. 'Sus viviendas fueron arrasadas', afirma.

Las poblaciones que rodean el volcán Chincontepec, en la provincia de San Vicente, como el poblado de Verapaz, San Cayetano Iztepeque y Tepetitán, también fueron barridas del mapa, apuntó Mena. Las autoridades aún están llevando a cabo intentos de rescate de posibles sobrevivientes y de cadáveres. Y además no se descarta que la cifra de víctimas mortales se incremente considerablemente. Sólo en Cuscatlán, los damnificados sobrepasan los 83.000. Los hospitales no dan abasto y reclaman mantas y plasma para atender a los heridos.

La solidaridad internacional se ha puesto en marcha con rapidez. Un avión Hércules del Ejército del Aire español partió ayer de Madrid con medicinas y nueve sanitarios. Las condolencias llegan de todo el mundo, incluida la del Papa. La reina Sofía, que mantuvo su viaje previsto pese al terremoto, llegó anoche a San Salvador aunque aún se desconoce cuándo se desplazará a la zona afectada.

La población se encuentra sumida en el pánico. Entre el 13 de enero y el pasado martes, el Centro de Investigaciones Geotécnicas de El Salvador ha registado más de 3.500 réplicas, muchas de ellas perfectamente perceptibles. Los damnificados de los dos terremotos, quienes perdieron sus casas y centros de trabajo, podrían llegar a 1,5 millones de personas.

[La Comisión para la Defensa de los Derechos Humanos en Centroamérica denunció ayer la 'politización' del reparto de las ayudas y acusó al Gobierno de Francisco Flores de favorecer 'áreas y poblaciones afines' a su partido. 'Las autoridades deben rectificar el erróneo comportamiento de exclusión para enfrentar los desastres naturales', infoma Efe.]

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de febrero de 2001

Más información

  • Conmoción en el país por el hundimiento de una escuela y la muerte de 20 niños y su profesora