La Fundación Godia dedica todo su espacio al arte románico y gótico

Un conjunto de 86 piezas de arte románico y gótico, realizadas entre los siglos XII y XV, ocupa desde hoy y hasta el 29 de abril prácticamente todas las salas de la Fundación Godia (calle de València, 284. La entrada cuesta 700 pesetas). Ésta es la primera exposición temporal que organiza la entidad desde que, hace un año, abrió sus puertas con el objetivo de mostrar al público la colección de arte del empresario catalán Francisco Godia (Barcelona, 1921-1990).

La exposición Románico y gótico de la colección Francisco Godia amplía considerablemente la anterior presentación de la colección, en la que ya se otorgaba gran protagonismo a los fondos medievales reunidos por Godia entre principios de los años sesenta y mediados de los setenta, si bien también incluía una sección dedicada a la pintura de los siglos XIX y XX. La exposición es una selección de estos fondos, pero se ha intentado reunir no sólo la parte propiedad de Liliana Godia, hija del coleccionista y presidenta e impulsora de la fundación creada para honrar a su padre, sino también la de su hermana Carmen Godia y seis de las magníficas piezas, actualmente depositadas en el Museo Nacional de Arte de Cataluña, que ambas herederas pagaron a la Generalitat en concepto de dación para hacer frente a los gastos sucesorios.

La exposición comienza, precisamente, con tres capiteles románicos procedentes de Santa Maria de Besalú que se exhiben habitualmente en el MNAC y, en un orden entre cronológico y temático, va mostrando un impresionante conjunto de tallas románicas, en buena parte policromadas; pintura y escultura gótica de diferentes escuelas españolas que permiten estudiar la evolución del estilo; una exquisita selección de cerámica medieval, y un conjunto del arte gótico de influencia flamenca que llegó a España a mediados del siglo XV.

Entre las obras reunidas, destaca el conjunto de un descendimiento de origen leonés o palentino, fechado hacia 1250, del que se presentan seis figuras, entre ellas las alegorías de la Iglesia y la sinagoga, que conserva en buen estado la policromía original.

La Fundación Godia, que el año pasado tuvo 11.000 visitantes, seguirá realizando exposiciones temporales. En primavera se presentará las últimas adquisiciones, realizadas en parte por Liliana Godia, de arte moderno y contemporáneo, y en otoño se mostrará por primera vez al público una selección de dibujos modernistas propiedad de Juan Antonio Samaranch.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS