Miles de indígenas marchan a Quito para protestar contra el ajuste

Miles de indígenas ecuatorianos viajaron a Quito desde distintos puntos del país para exigir al Gobierno de Gustavo Noboa que derogue las recientes medidas económicas, aseguraron ayer dirigentes de estos colectivos, quienes acusan a las fuerzas del orden de intentar reprimir las protestas. La líder indígena Blanca Chancoso indicó que, por el momento, hay unos 5.000 indígenas repartidos en diferentes partes de Quito, aunque consideró que en el transcurso del 'levantamiento' llegarán a Quito 'un mínimo de 10.000'.

El mayor número de indígenas se concentró en la Universidad Politécnica Salesiana (UPS), situada en una zona céntrica de Quito, en la que entraron con autorización del centro educativo. Centenares de indígenas llegaron a la UPS principalmente desde la provincia del Cotopaxi y se instalaron no sólo en el coliseo de la Universidad, sino también en jardines y canchas, donde muchos descansan tras largas horas de viaje nocturno a pie entre sus localidades y Quito.

Los indígenas instalaron cocinas comunitarias y se han organizado para dar asistencia sanitaria, logística y seguridad a sus compañeros que siguen llegando a la capital. Chancoso denunció que anoche hubo problemas con las fuerzas del orden, que intentaron impedir el paso de algunos grupos hasta la capital, y les decomisaron alimentos y vestimentas, pese a lo cual consiguieron llegar y piensan permanecer hasta que el Gobierno derogue las medidas económicas.

Trayecto a pie

Precisó que las fuerzas del orden obligaron a los indígenas a descender de los autobuses, por lo que debieron continuar su trayecto a pie. Los indígenas exigen que Noboa derogue la subida del precio de los combustibles y del gas de uso doméstico, así como que congele los valores de esos productos durante cinco años. Representantes de la Coordinadora de Movimientos Sociales (CMS) se unieron ayer a los indígenas para coordinar acciones, establecer contactos con representantes del legislativo y el Ayuntamiento y colaborar en la logística puesta en marcha para facilitar la estancia de los manifestantes.

Chancoso expresó su esperanza de que el alcalde de Quito, Paco Moncayo, haga respetar el derecho de los indígenas a reunirse en el denominado Parque del Arbolito, que ayer estuvo fuertemente resguardado por policías a caballo, en motocicleta y en automóviles. Los indígenas exigen su derecho a ocupar espacios públicos y a protestar, por lo que sostienen que, pese al resguardo policial en El Arbolito, las manifestaciones se producirán en la capital a través de mecanismos que no revelaron. Chancoso dijo que el Gobierno debe pronunciarse sobre la situación y entender que el pueblo está en 'estado crítico', y aseguró que poco a poco se sentirá el desabastecimiento en los mercados de alimentos de Quito, como ya ocurre en otras ciudades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0029, 29 de enero de 2001.

Lo más visto en...

Top 50