Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat denuncia una campaña en su contra

Barcelona

El Gobierno de la Generalitat intentó ayer quitar hierro al varapalo recibido por la Universidad Rovira i Virgili. El consejero de Universidades e Investigación, Andreu Mas-Colell, restó importancia a la sentencia del Tribunal Superior de Cataluña, aunque acusó a 'determinadas organizaciones que llevan los temas lingüísticos a los tribunales' de intentar 'marginar el catalán'. Mas-Colell denunció una campaña con 'nombre y apellidos', refiriéndose a Vidal-Quadras.

La actitud del consejero, sin embargo, apuntó un pequeño giro respecto a su postura anterior, al reconocer que 'puede ser mejor no reglamentar hasta los últimos aspectos una realidad tan compleja como la lingüística'. Esquerra Republicana (ERC) calificó las sentencias de 'incongruentes y politizadas'.

Los socialistas adoptaron una postura más distante. La responsable de temas de educación del PSC, Montserrat Duch, reconoció que las sentencias 'nos obligan a todos a un esfuerzo para hacer compatible el avance del uso social del catalán y el respeto a los derechos lingüísticos individuales'. Desde la izquierda no socialista, el dirigente de IC-V, Rafael Ribó, lamentó que 'una cuestión tan fundamental como es el derecho a normalizar la lengua catalana tenga que pasar por los tribunales'. El PP valoró el fallo: 'Recoge la normalidad que vive el país', dijo su portavoz, Dolors Nadal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de enero de 2001