Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas investiga a las grandes discográficas al sospechar que pactan los precios de los CD

El expediente abierto por Bruselas es la continuación de una investigación que se realizó el año pasado en Estados Unidos contra las grandes casas discográficas por el mismo motivo: la sospecha de que los cinco líderes en el mercado de la producción de CD estuvieran actuando como un cartel. La investigación de la Comisión Federal de Comercio se cerró con un acuerdo. Ahora, la Comisión Europea decide por iniciativa propia llevar su investigación adelante sin que se haya presentado denuncia alguna.

El comisario europeo de la Competencia, Mario Monti, quiere saber si las cinco compañías están llegando a acuerdos con sus distribuidoras para fijar los precios en el mercado de la Unión Europea. Su portavoz quiso dejar claro que la investigación es 'preliminar' y que su apertura 'no prejuzga nada'.

'Es verdad que por su naturaleza existe un oligopolio en el mercado de la edición musical, integrado por cinco grandes empresas, pero no se puede concluir por ese motivo que haya un cartel', precisó. 'Hay que demostrarlo', añadió.

Renuncia a la alianza

La clave de esta nueva acción del comisario europeo Mario Monti está en el expediente abierto el año pasado por la Comisión Europea tras el anuncio de la fusión entre la estadounidense Time Warner y la discográfica británica EMI. La presión de Bruselas obligó a las dos compañías a renunciar a la alianza. Durante los más de cuatro meses que duró la investigación, los servicios de la Competencia recabaron información y datos sobre la política de distribución de las dos empresas.

Bruselas necesita datos más precisos y teme que las otras compañías puedan estar llegando a acuerdos con las distribuidoras para fijar precios 'artificiales'. Mario Monti ha enviado cartas pidiendo información, además de a EMI y Warner Music, a BMG (la filial de Bertelsmann), Sony Music y Universal, filial del grupo francés Vivendi. También se han enviado cartas pidiendo información a cinco distribuidoras de música por Internet y a 13 tradicionales.

'Estamos sólo al inicio del proceso', reiteró la portavoz de Competencia. Las compañías discográficas y distribuidoras tienen dos meses para responder a la Comisión. Los servicios de Mario Monti pueden tardar meses en analizar la información facilitada y recabar pruebas que le permitan concluir que la política de distribución de CD representa un cartel y, por tanto, están violando las reglas de la competencia.

'Cuando obtengamos las respuestas, sobre la base de la información recibida, podremos decidir si enviamos nuevas cartas a las compañías, si consultamos a los competidores, y entonces tomaremos una decisión para abrir una investigación formal o no, que puede durar años', precisó. La Comisión tiene el poder para imponer multas contra empresas que participen en un cartel. Las sanciones pueden ascender al equivalente a un 10% de la cifra de negocio de la empresa.

El comisario europeo de la Competencia demostró el año pasado que el mercado de la edición musical y todo lo relacionado con Internet está bajo la lupa de sus servicios para evitar cualquier abuso de posición dominante de las grandes multinacionales.

La fusión de Time Warner con America Online, por un lado, y con EMI, por otro, fueron los casos de más calado investigados en 2000 por la autoridad de la competencia de la UE, además de la alianza entre Vivendi y Seagram, propietaria de los estudios Universal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de enero de 2001

Más información

  • La Comisión Europea pide información a Warner, EMI, Sony, BMG y Universal