El Gobierno no ve nada irregular en la gestión del delegado de la Zona Franca

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, de cuyo departamento depende la Zona Franca de Cádiz, dijo ayer en Jaén que el delegado especial del Estado en este organismo, Manuel Rodríguez de Castro, no incurre en ninguna incompatibilidad. 'Las primeras indagaciones realizadas dentro del ministerio indican que no existen incompatibilidades, que todas las declaraciones relativas al actual gestor de la Zona Franca están en el registro de Altos Cargos del Ministerio de Administraciones Públicas y, por tanto, no existe ningún tipo de incompatibilidad puesta de relieve o puesta de manifiesto a ese respecto', dijo.

Rodríguez de Castro es administrador único y participa en cinco empresas privadas además de en otras cuatro sociedades públicas, una actividad que compatibiliza con su cometido político en el organismo fiscal. Según la Ley de Incompatibilidades, los altos cargos del Estado (consideración de la que disfruta el delegado) 'ejercerán sus funciones con dedicación absoluta y no podrán compatibilizar su actividad con el desempeño (...) de cualquier otro puesto, cargo, representación, profesión o actividad'. Un apartado de la ley permite a estos responsables públicos figurar en empresas para administrar su patrimonio, que es lo que ha defendido hasta ahora el afectado, además de sostener que las firmas no tienen actividad.

Las empresas que Rodríguez de Castro declaró ante el registro de altos cargos -el 12 de enero, días después de que este medio informase de la existencia de una de ellas y tras solicitar el PSOE información al respecto- se constituyeron en los tres últimos meses de 2000. Sus fines empresariales (telecomunicaciones, venta de material electrónico, telefonía, etcétera) coinciden, en parte, con las actividades que desarrolla la Zona Franca a través de la Red Iberoamericana de Logística y Comercio (Rilco), una plataforma para impulsar el comercio electrónico exterior sirviéndose de Internet e Hispasat.

El secretario general del PP, Javier Arenas, también se refirió a este asunto ayer. El dirigente popular no profundizó en la cuestión. 'Me remito a las manifestaciones que ha hecho el PP en Andalucía y Teófila Martínez. No creo que suponga ningún daño. Se están aclarando las cuestiones que se tienen que aclarar y me remito a las manifestaciones que hayan hecho', dijo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS