Un grupo armado corso amenaza con atentar en París y Estrasburgo

Armata Corsa ya avisó el 3 de febrero de su voluntad de seguir la vía terrorista por medio del comunicado en el que reivindicaba varios atentados y avisaba de que va a demostrar 'que la vida de dos jóvenes corsos vale más que la de varios franceses'.

En sus declaraciones de ayer, el supuesto portavoz precisa que no habrá atentados a ciegas y ofrece detalles que apuntan a connivencias del servicio de información de la policía francesa con los autores de la muerte de su líder, de los que dice que fueron ocho, estaban vinculados a otro grupo nacionalista y fueron seguidos por agentes del servicio citado mientras los asesinos preparaban otro ataque contra un cuartel de la Gendarmería, sin que aquéllos interveniesen o avisaran a otros policías.

El grupo critica al presidente de la Asamblea corsa, José Rossi, y a Jean-Guy Talamoni, ambos interlocutores del primer ministro francés, Lionel Jospin, en el proceso de diálogo para dotar a Córcega de cierta autonomía a cambio de que cese la violencia.

El grupo terrorista ha reivindicado hasta ahora dos asesinatos, cometidos en venganza por la muerte de su líder, además de la colocación de unas cuantas bombas en Córcega y de un coche bomba en Marsella, desactivado a tiempo en octubre. Asegura haber desarrollado su estructura clandestina 'sobre el territorio nacional francés' y disponer de medio centenar de activistas 'bien entrenados' y de explosivos suficientes para volar 'cualquier edificio de París'. Los golpes en esta ciudad tendrían como objetivo al Gobierno francés, y los de Estrasburgo buscan 'internacionalizar' sus problemas con ataques en la ciudad que sirve de sede al Consejo de Europa y al Parlamento Europeo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0018, 18 de enero de 2001.

Lo más visto en...

Top 50