Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL 'SÍNDROME DE LOS BALCANES'

El Parlamento Europeo exige a la OTAN una moratoria sobre el uranio

El Parlamento Europeo aprobó ayer con el respaldo de los principales grupos políticos una petición para que los países comunitarios socios de la OTAN propongan una moratoria sobre el empleo de armas con uranio empobrecido. El alto representante de la UE, Javier Solana, defendió en Estrasburgo la necesidad de transparencia en el esclarecimiento del síndrome de los Balcanes, como un deber de las autoridades políticas y de los organismos internacionales ante la 'justa inquietud' ciudadana.

La resolución había sido consensuada por la mayoría de los grupos, incluidos populares y socialistas, sobre un texto elaborado por Los Verdes, principales promotores de que el conflicto del uranio fuera debatido en la Eurocámara con la participación de Solana, secretario general de la OTAN desde finales de diciembre de 1995 hasta octubre de 1999.

'Asumo todas las responsabilidades que me competan, pero no olviden tampoco ustedes que deben ser responsables con las resoluciones aprobadas por el Parlamento sobre los Balcanes', dijo Mr. Pesc al recordar a los eurodiputados el origen del envío de tropas europeas a Bosnia y Kosovo: la violación de los derechos humanos contra las minorías étnicas.

El proyecto de declaración, que incluía en uno de sus puntos la petición de moratoria, había sido firmado el martes por representantes de populares, socialistas, liberales y verdes. Sin embargo, en la votación de ayer el texto pasó con 394 votos a favor, 60 en contra y 106 abstenciones (entre ellas la de los eurodiputados populares españoles). La resolución pide a los Quince un debate claro sobre el tema, la creación de un grupo de trabajo médico europeo independiente, prioridad a las víctimas civiles y a las medidas medioambientales en la región balcánica, así como una moratoria hasta que se conozcan con detalle las investigaciones pertinentes.

El punto referente a la conveniencia de suspender temporalmente el uso de munición con uranio empobrecido fue aprobado con 339 votos favorables, 202 en contra y 14 abstenciones. Buena parte de los votos contrarios procedieron de las filas populares así como de los laboristas británicos.

La medida, en cualquier caso, tendrá por el momento un impacto escasamente relevante, pues continúan siendo mayoría los Gobiernos europeos que se resisten a destruir esta clase de munición antiblindados, probada por primera vez con gran éxito por EE UU contra Irak en 1991, mientras no se demuestre su relación con las patologías cancerígenas detectadas en medio centenar de veteranos de los Balcanes, una decena de los cuales ha fallecidos.

Solana afirmó ayer ante el pleno de la Eurocámara que es 'justa' la inquietud ciudadana y son necesarias 'transparencia, seriedad y honestidad' para disipar los recelos de la opinión pública, pero 'las conclusiones deben basarse en hechos y no en suposiciones'. Reiteró que de los datos a día de hoy no hay relación entre los casos de enfermedad descubiertos y la utilización del uranio. 'Pero no podemos quedarnos satisfechos y hay que aclarar el tema a fondo', agregó.

Solana defendió las medidas adoptadas por la OTAN para esclarecer la crisis y la conducta de su sucesor en el cargo, el ex ministro de Defensa británico George Robertson, con quien, dijo, se mantiene en permanente contacto. El Alto Representante recibió en general el apoyo de los principales grupos, aunque fue interrumpido al poco de empezar por el comunista griego Alexandros Alavanos, quien pidió a principios de mes la dimisión de Mr. Pesc. 'Señor Solana, el fin no justifica los medios', manifestó en su intervención el copresidente verde, el belga Paul Lannoye. 'Nadie niega que era necesario poner freno a Milosevic, pero no se pueden defender los derechos humanos por una parte cuando por otra son minados' con la utilización de proyectiles con uranio empobrecido, dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de enero de 2001

Más información

  • Solana dice que asume su responsabilidad y recuerda a Estrasburgo la suya