Entrevista:Mariano Rajoy | Vicepresidente Primero del Gobierno | entrevista

'ZAPATERO SÓLO HA DEMOSTRADO SER UN SEÑOR EDUCADO'

Encara la entrevista sin papeles y sin puro, que ha dejado aparcado y consumido a la mitad en un cenicero. A cambio coge un clip al que somete con sus dedos durante la hora de conversación hasta convertirlo en un alambre inútil. Cuando acaba de responder, recupera su puro y mientras lo enciende se queja: 'No me habéis dado la oportunidad de contar las actuaciones del Gobierno'. Es viernes, después del Consejo de Ministros Rajoy anticipa que el portavoz del Gobierno ilustrará a los periodistas sobre el problema de las vacas locas.

Pregunta. ¿Atraviesa el Gobierno el momento más apurado desde que José María Aznar llegó a La Moncloa dada la cantidad de problemas de gran impacto social que se acumulan sin resolver?

Más información

Respuesta. No es el momento más apurado. Los momentos más complicados son aquellos en los que el terrorismo golpea con más fuerza. Luego, ha habido un problema, el provocado por la subida del precio del petróleo y la débil posición del euro y una subida de la inflación. Pero esto último ha sido coyuntural. A partir de ahí, el asunto de las vacas locas es muy serio y lo tienen planteado todos los países europeos. En el asunto del juez Gómez de Liaño, el Gobierno ha ejercido su derecho de indulto y cree que lo ha hecho correctamente y defenderá en la medida de lo posible ese derecho, aunque genere opiniones contradictorias. El síndrome de los Balcanes nos lo estamos tomando en serio porque también es importante y puede generar una cierta alarma. Pero los informes de la OTAN, de la OMS y de la Sociedad Española de Oncología nos dicen que no hay relación causa-efecto. En cualquier caso, hemos habilitado un procedimiento para hacer los análisis de sangre y orina a los 32.000 militares e incluso a los cooperantes. Hemos abierto una oficina de información y seguimos muy atentos a los estudios de la OTAN.

P. ¿No hay improvisación en las medidas tomadas para atajar ciertos problemas? Han corregido el decreto sobre las vacas locas tres semanas después de aprobarlo porque según los afectados no se podía cumplir.

R. El asunto de las vacas locas es muy difícil y provoca cambios muy importantes en el estatus actual. La primera medida que hemos tomado es la que más le importa al consumidor y es evitar que entren en la cadena alimentaria alimentos enfermos y para ello hemos obligado a la realización de tests a los animales de más de treinta meses y a aquellos otros que presenten una sintomatología. Al prohibir la alimentación con harinas de origen animal hay problemas para las harineras. Y como hay que sacrificar los animales de más de treinta meses se plantea el problema de cómo se sacrifican. Hemos hecho un convenio con las cementeras y hay otras medidas colaterales.

P. Los ganaderos piden la dimisión de la ministra de Sanidad por sus lecciones sobre los mejores huesos para cocinar caldos.

R. Esto de las peticiones de dimisión es algo subjetivo. Nuestras declaraciones, unas veces han sido más felices y otras menos. Eso es humano.

P. ¿Le ha leído usted la cartilla a Celia Villalobos?

R. Tenemos una buena coordinación y aquí no se lee la cartilla a nadie.

P. ¿Piensa el Gobierno recurrir la decisión del Tribunal Supremo, contraria a reintegrar en la carrera judicial al ex juez prevaricador Javier Gómez de Liaño?

R. El Gobierno cree que ha actuado en el ejercicio de un derecho que le da la ley. No hay ningún precedente como el actual en los indultos concedidos en los últimos años. En ningún caso se le ha dicho al Gobierno que no podía indultar. Como creemos que hemos actuado con arreglo a la ley y no hay precedentes en este sentido, utilizaremos todas las posibilidades que la ley nos da para preservar un derecho del poder ejecutivo.

P. Tampoco hay precedentes de que se haya indultado a un juez prevaricador.

R. Hay teorías para todos los gustos como queda demostrado por la resolución. La teoría del Gobierno no coincide con la de los ocho magistrados que votaron en contra del indulto. Por tanto, si la ley nos lo permite, usaremos los procedimientos. Es absolutamente normal. Igual que la gente apela a decisiones de los tribunales y acude a instancias superiores, lo mismo hace el Gobierno.

P. Hay quien interpreta que el Supremo no ha cuestionado la competencia del Gobierno para indultar con su decisión sobre Liaño ¿Cree que realmente hay un conflicto de competencias como para recurrir?

R. Todavía no conocemos la resolución. Pero si la ley nos lo permite, interpondremos el recurso.

P. ¿Lo permite?

R. Creemos que sí.

P. ¿La intención del Gobierno es plantearlo?

R. La intención del Gobierno es defender sus competencias. Eso significa plantear el recurso ante esa resolución.

P. La Fiscalía Anticorrupción ha anunciado la presentación de siete querellas contra otras tantas tramas de cazaprimas del lino. ¿Se equivocó el Gobierno y la entonces ministra de Agricultura Loyola de Palacio al considerar el fraude un montaje electoral del PSOE y minusvalorar su gravedad?

R. La Fiscalía ha actuado por petición de un organismo, a petición, a su vez, del PSOE. Ha analizado dos casos en una comunidad autónoma y de ahí extrae la conclusión de que hay un fraude generalizado. La labor de control y pago corresponde a las comunidades autónomas. El futuro determinará de quién son las responsabilidades.

P. ¿Cree que la mejor solución para los inmigrantes indocumentados de Murcia es que se vuelvan a Ecuador para arreglar allí su situación y poder regresar a España?

R. Yo creo que la mejor solución para resolver el problema de la inmigración es hacer las cosas con mesura, sensatez y equilibrio, como se hacen en toda Europa. Y ése es el sentido de la reforma de la Ley de Extranjería: hacer el mayor esfuerzo para que todas las personas que vengan de fuera a España puedan llevar una vida digna y ejerzan los mismos derechos que los españoles. Para eso lo mejor es fijar unos contingentes, llegar a un convenio con países extranjeros y tener la seguridad de que puedan llevar una vida digna. A partir de ahí es verdad que hay bastantes personas que están en situación ilegal en España, muchas en Murcia. El Gobierno tendrá un trato especial, a los efectos del contingente. Pero no olvidemos que la ley dice lo que dice y próximamente habrá un convenio con Ecuador, que firmará el ministro del Interior con las autoridades ecuatorianas, en febrero, para resolver esta situación. Este mismo mes, el delegado de Gobierno para la Extranjería y la Inmigración, Enrique Fernández-Miranda, viajará a aquel país.

P. ¿El trato especial a los ecuatorianos que usted anuncia es por la tragedia que ha ocurrido tras la muerte de 12 inmigrantes arrollados por un tren de cercanías?

R. Es para que las personas que han sido engañadas tengan prioridad.

P. ¿Qué intención tiene el Gobierno con el cambio en la composición del Foro de Inmigración que quita la mayoría a los representantes de los inmigrantes?

R. El Gobierno aún no ha cambiado nada. Ha presentado un primer borrador. Quiere volver a la situación que existía cuando se creó en 1994 con la ministra Cristina Alberdi, esto es, que se convierta en un órgano de asesoramiento del que formen parte miembros del propio Gobierno, organizaciones no gubernamentales, sindicatos y organizaciones empresariales. Y en paralelo, crear el Consejo Superior de la Emigración donde estarán el Gobierno, las autonomías y corporaciones locales. No estamos cerrados a nada. Vamos a oír al Foro, a las autonomías y al Consejo de Estado.

NECESIDADES DE LA LEY DEL MENOR

P. ¿Qué opina de las quejas de las autonomías y de fiscales de toda España respecto a la falta de medios para aplicar en condiciones la Ley del Menor?

R. El Gobierno ha creado su Juzgado Central de Menores. Ha aumentado la plantilla de fiscales en 136. Cree que puede llevar la Ley del Menor a buen término sin mayores dificultades. Hay queja de algunos, pero otros se han manifestado a favor, como el Consejo General del Poder Judicial.

P. ¿Entiende la alarma social que se está creando con la excarcelación de determinados menores que cometieron actos delictivos de enorme impacto social?

R. Puedo entenderlo, pero la decisión que ha adoptado el Parlamento, casi unánimemente, es la de hacer el mayor esfuerzo para reintegrar a esas personas a la sociedad.

P. ¿Es partidario el Gobierno de que se lleven el Tireless de Gibraltar si no está reparado para abril?

R. Lo que puedo decir es que no hay ningún riesgo. Probablemente suponga mayor riesgo trasladar el submarino. La colaboración e información con las autoridaes británicas es satisfactoria. Los británicos están haciendo todo cuanto está en sus manos para proceder a una pronta reparación. Estas cosas no son fáciles, llevan su tiempo. Tenemos la esperanza de que sea un asunto prontamente resuelto.

P. ¿No pedirán en marzo que se lo lleven si no está reparado?

R. Estamos en enero.

P. Algunas encuestas apuntan a que el secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, sube como la espuma y que ha superado a Aznar en valoración. ¿Lo interpreta como el fruto de la oposición moderada que hace Zapatero y de las alternativas que plantea?

R. La oposición no es constructiva y no da alternativa a nada. El PSOE se ha opuesto a la Ley de Extranjeria simplemente porque no estaba de acuerdo con un artículo, el de conceder derechos políticos a los inmigrantes, lo que me parece una irresponsabilidad y en cierta manera el reconocimiento de que el Gobierno hizo bien planteando la reforma de la Ley de Inmigración porque en todo lo demás estaba de acuerdo. Tampoco me parece constructivo oponerse a una ley tan fundamental como la de estabilidad presupuestaria que es la garantía de seriedad en el uso de los Presupuestos y de que no haya déficit en los próximos años. Y no me parece constructivo oponerse al Plan Hidrológico Nacional cuando, además, hay comunidades socialistas que miran para otro lado. El PSOE sigue sin presentar un proyecto claro de España y sigue siendo incapaz de mantener el mismo criterio sobre los temas que preocupan a las comunidades autónomas. El señor Zapatero lo que ha acreditado hasta el momento es que es un señor educado, lo que es un buen valor. Pero no ha acreditado su capacidad de liderazgo.

P. ¿Cuál es su modelo de financiación autonómica?

R. Está abierto en este momento. Cremos que hay que ir por la vía iniciada en 1996, esto es, un aumento de la autonomía financiera de las comunidades, de su reponsalidad fiscal y reforzar los instrumentos de solidaridad. Todo ello acompañado de la Ley de Estabilidad Presupuestaria.

P. ¿Qué le falta a la lucha antiterrorista para ser más eficaz? La detención del comando Barcelona es obra de policías locales no especializados en la lucha antiterrorista.

P. Me parece un dato positivo. Es importante que todos colaboremos en esa lucha. Se han producido datos alentadores como las detenciones de los comandos Andalucía, Madrid, Álava, Vizcaya y las detenciones de Zaragoza y ahora Barcelona así como la desactivación de dos coches bomba. Eso no quiere decir que ETA no vaya a seguir golpeando. Está el comando Donosti. Se está actuando con determinación. Hay mucha colaboración ciudadana. Lo que echo más en falta es una actitud clara, contundente y sin ambigüedades del Gobierno vasco. Es una de las carencias mas importantes.

P. Parece que ETA busca una matanza. ¿A qué lo atribuye?

R. Su enloquecimiento es progresivo. El coche bomba está a la orden del día. ETA va a perder la batalla porque sus apoyos internacionales, tanto en América como en la Unión Europea, cada vez son menores. Además, empieza a perder aquellos apoyos internacionales de quienes dicen compartir los mismos objetivos políticos que ETA. Este proceso de aislamiento que se da en la sociedad española y en la vasca augura un mal futuro a ETA a medio plazo.

P. ¿Qué opina de lo que plantea el PNV de que el terrorismo de ETA no tiene solución sin concesiones políticas?

R. No se puede hacer un Estado democrático, moderno y europeo con concesiones a una organización terrorista.

P. ¿Se equivocó cuando declaró hace dos meses que el PSOE pretendía sacar un conejo de la chistera cuando les propuso un pacto antiterrorista?

R. Probablemente haya tenido intervenciones má afortunadas a lo largo de mi vida. Pero el sentido de mi intervención era decir que si se quiere llegar a un acuerdo con el Gobierno en materia antiterrorista el mejor método no es anunciarle al Gobierno, a trave de un medio de comunicación, que tiene que firmar un papel. No me parece un sistema serio y máxime cuando el diálogo era continuo y los interlocutores eran los que ellos quisieron. Se podía haber hecho de forma discreta y no anunciándolo a bombo y platillo como si se tratara de una alternativa política a partir de la cual vamos a tomar la iniciativa. Es un asunto superado. Lo importante es que se ha llegado a un acuerdo claro y hay que celebrarlo y mantenerlo.

LA UTILIDAD DEL PACTO CONTRA ETA

P. ¿Qué utilidad tiene el pacto?

R. Tiene una utilidad muy clara. Fija lo que estamos dispuestos a defender, los principios democráticos, la primacía de los derechos individuales sobre los colectivos. Además, cuando los dos primeros partidos nacionales se ponen de acuerdo, la moral de la gente es mayor y se le fijan claramente las reglas de juego a quienes pretenden no actuar dentro de las reglas existentes que son las que han seguido manteniendo el Pacto de Lizarra, que era una ruptura de las reglas de juego democrático.

P. El PSOE dice que el Gobierno ha moderado su discurso sobre la vinculación del nacionalismo vasco y el terrorismo.

R. Nunca he tenido dudas. No es lo mismo el terrorismo de ETA que el nacionalismo del PNV. Pero es procupante que compartan los mismos objetivos políticos.

P. ¿A qué atribuye que el lehendakari no haya fijado una fecha concreta para la convocatoria electoral?

R. Creo que responde a la situación de absoluto desconcierto por la que atraviesa un Gobierno que debiera haber convocado ya elecciones. En todo país europeo quien está en minoría, disuelve. Lo hicieron Felipe González y Leopoldo Calvo Sotelo. Es lo normal.

P. Usted dijo que las circunstancias podían hacer cambiar de opinión al presidente José María Aznar respecto a su decisión de no repetir como candidato. ¿Qué le dijo el presidente cuando conoció su comentario?

R. No me dijo nada. No hemos hablado de este asunto...

P. ¿A qué se refería cuando habló que de Aznar podría cambiar de opinión en función de determinadas circunstancias?

R. Ehh...Yo no voy a entrar en ese asunto.

P. Con una inflación desbocada hasta el punto de que ha duplicado la previsión del Gobierno, que era del 2%, y se ha situado en el 4%, con la incertidumbre creada por el denominado síndrome de los Balcanes, con el desconcierto sembrado por la ministra de Sanidad sobre cómo prevenir el problema de las vacas locas... ¿España va bien?

R. En la primera parte de esta legislatura, el Gobierno ha presentado una Ley de Pesca, unas medidas urgentes de la Administración de Justicia, un paquete de medidas liberalizadoras, un presupuesto sin déficit, una Ley de Extranjería, el decreto de Humanidades y ha puesto sobre la mesa el Plan Hidrológico nacional. Aznar dijo, en el discurso de investidura, que iba a ser una legislatura ambiciosa. Los hechos demuestran que es así. En los próximos meses, aparte de presentar la Ley de Estabilidad y el Plan Hidrológico, pondremos sobre la mesa el Pacto de Estado de la Justicia, tres leyes en materia educativa para reformar la formación profesional, la ley de mejora de la calidad de enseñanza, y la ley de reforma universitaria. Aprobaremos la Ley de Asociación e iniciaremos las negociaciones en materia de financiación autonómica y sanitaria. Esto va acompañado del problema de la inflación, que va a bajar en el 2001 porque se debe a causas estructurales. Los gobiernos tienen problemas. Los iremos afrontando y cumpliremos los compromisos con los ciudadanos. Iniciativa no nos está faltando.

Un apagafuegos de oficio y vocacional

Al vicepresidente primero del Gobierno, Mariano Rajoy, le corresponde por oficio la coordinación de los ministerios y, como tal, tiene que afrontar la cadena de problemas acumulados por el Ejecutivo en este comienzo de año y milenio. Su papel tiene mucho de apagafuegos, una función que viene desempeñando desde que en 1990 el recién designado presidente del PP, José María Aznar, se lo trajo desde Galicia para encargarle que apagase el incendio ocasionado en el PP por el caso Naseiro (presunta financiación irregular del partido). Las dotes de diplomacia, prudencia y discreción que exhibió Rajoy en la resolución de este asunto le animaron a Aznar a encargarle una tarea mucho más compleja: la renovación interna de un partido que aún contaba en sus filas con figuras punteras del régimen franquista. Su diplomacia y sentido del humor le permitieron zanjar sin traumas para el PP el marrón que Aznar le endosó. Pero también le consagró su trayectoria política: responsable de la sala de máquinas del barco que dirigía Aznar. Rajoy, primero en la oposición y luego en el Gobierno, ha participado en todas las misiones delicadas del PP. Encabezó la negociación de los pactos autonómicos de 1992 que culminaron con la firma del único acuerdo entre Aznar y González. Dirigió las campañas electorales de 1993 y 1996. Tras la victoria del PP, en marzo de 1996, Aznar le encarga, como ministro de Administraciones Públicas, nada menos que el desarrollo de los pactos que había firmado con los nacionalistas catalanes, vascos y canarios para garantizar su investidura como presidente del Gobierno. En esa etapa conoció al hoy secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, que ejercía como portavoz socialista en la comisión de Administraciones Públicas del Congreso. De sus debates duros de contenido, pero cordiales de tono, que contrastaban con el enfrentamiento a cara de perro entre Gobierno y PSOE, surgió un respeto mutuo que dura hasta hoy. Tras su breve paso por Educación para apagar el fuego encendido por Esperanza Aguirre con el decreto de Humanidades, Rajoy volvió a la sala de máquinas como responsable de la campaña electoral de 1999, que le dio al PP la mayoría absoluta. Aznar ya no dudó y le colocó esta vez de número dos en La Moncloa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0013, 13 de enero de 2001.