Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ex presidenta serbobosnia será juzgada en el Tribunal Penal de La Haya

La fiscal del Tribunal Penal para la ex Yugoslavia, Carla del Ponte, despejó ayer las dudas sobre el inesperado viaje de Biljana Plavsic a La Haya. Plavsic, de 70 años, ex presidente de la República Sprska y otrora mano derecha de Karadzic, se entregó voluntariamente para ser juzgada. La primera mujer que comparece ante el tribunal tendrá que responder por genocidio, crímenes de guerra y contra la humanidad cometidos entre 1991 y 1992.

Durante la guerra civil en Bosnia, Plavsic fue vicepresidente de Radovan Karadzic, uno de los criminales más buscados por el tribunal, y asumió la presidencia de la república en 1996 cuando la comunidad internacional exigió que el líder de los serbios de Bosnia se apartara de sus cargos públicos. Durante ese tiempo, y antes de convertirse en aliada de occidente al romper con su partido, no tuvo empacho alguno de aplaudir la limpieza étnica de los bosnios.

Plavsic que llegó el martes a Holanda y se presentó ante la fiscal ayer por la mañana en un coche negro con escolta y acompañada por un abogado, sabía que su nombre estaba en la lista que el tribunal mantiene en secreto para evitar que los criminales de guerra huyan o se escondan. Asegurando que no había habido negociación alguna ni promesas a cambio de la entrega de la política, Del Ponte confirmó que el acta de acusación existía desde el 7 de abril de año pasado. La ONU, a través del portavoz Fred Eckhard, negó ayer cualquier acuerdo previo con Plavsic. También el abogado de la acusada insistió en que no había ningún intento de obtener beneficios. 'Ha venido porque sabe que es la única manera de probar su inocencia', aseguró.

Según explicó la fiscal suiza las conversaciones para concretar la fecha y la forma de la entrega comenzaron hace un mes cuando la acusada puso en conocimiento de Naciones Unidas que tenía intención de ponerse a disposición de los jueces. Ayer ambas mujeres conversaron durante unos minutos. 'Es valiente y fuerte', reconoció la fiscal. 'Lo está llevando todo muy bien'. Plavsic, que se retiró definitivamente de la política hace dos años alegando cuestiones de salud, comparecerá hoy por primera vez ante los jueces.

La entrega de la ex presidenta es un importante paso adelante para el tribunal y estrecha el cerco en torno a los más buscados, el líder de los serbios de Bosnia Radovan Karadzic y su jefe militar Ratko Mladic, contra los que pesan sendas órdenes de arresto internacional desde hace casi cuatro años. Sin ocultar su satisfacción, la fiscal suiza invitó a ambos a seguir el ejemplo de la expresidenta.

Junto a Momcilo Krajisnik,expresidente del Parlamento serbobosnio, Plavsic es el civil de más alta responsabilidad entre los considerados responsables de los mismos crímenes que está en manos del tribunal. Es muy posible que sean juzgados conjuntamente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de enero de 2001

Más información

  • Plavsic está acusada de genocidio y crímenes contra la humanidad