_
_
_
_

Los consumidores han cursado 150 quejas por fiestas de Nochevieja

La Confederación de Consumidores y usuarios de Madrid (CECU) ha recibido 150 quejas contra varias de las fiestas que se celebraron en la pasada Nochevieja. Las principales reclamaciones están relacionadas con exceso de aforo en los locales y pérdida de objetos.

La CECU ha decidido abrir una 'vía específica' para que todas las personas que se sientan perjudicadas puedan tramitar sus quejas contra las fiestas de fin de año. El servicio supondrá para los usuarios un precio de 1.000 pesetas, según informó la confederación en un comunicado. 'Es un precio puramente simbólico, de manera que la cuestión económica no sea una dificultad insalvable para presentar la reclamación'.

El pasado 31 de diciembre, la Consejería de Economía autorizó la celebración de cuatro macrofiestas y denegó una. En Madrid, sin embargo, abundaron las fiestas más pequeñas en pubs, bares y restaurantes. De las 150 reclamaciones que ha recibido la CECU, más de la mitad se refieren al restaurante Casa de Vacas, en el número 12 de la calle de Jorge Juan.

Allí, según un portavoz de la confederación, los usuarios se han quejado de que muchos no pudieron entrar y de que agentes municipales tuvieron que desalojar el local. Según los informes de la Policía Municipal, a las 2.50 unas 300 personas que habían adquirido su entrada no podían acceder al establecimiento. La policía calcula que había unas 2.700 personas en el restaurante, cuando el aforo autorizado prohíbe sobrepasar las 1.900. En el desalojo también participaron agentes del Cuerpo Nacional de Policía y no se produjo ningún altercado importante.

Devolución del dinero

La CECU lamenta que las 'advertencias que hizo días atrás en torno a las condiciones que debían cumplir estas fiestas no se hayan tenido en cuenta en algunos casos'. Además, pide que las autoridades 'tomen medidas' para que estas situaciones no se repitan.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La confederación ha anunciado ya la tramitación legal de las quejas contra la fiesta del restaurante Casa de Vacas. Los organizadores, un grupo de jóvenes sin experiencia en este tipo de eventos, han asegurado que esperan encontrar una solución que incluso podría pasar por la devolución del precio de las entradas a las personas que, teniendo su boleto, no pudieron entrar en el local. 'No pretendíamos que ocurriera esto. Y si el sitio se desalojó fue para que no pasara algo peor', comentó uno de los jóvenes que idearon la celebración. Y agregó: 'No es cierto que hubiéramos vendido más entradas de las que se podían. Sólo vendimos 750. Lo que pasó esa noche fue que la gente quería entrar a toda costa. En la puerta había muchas personas sin entrada que querían conseguirla de cualquier manera'. Para asistir a la fiesta, cada persona debía pagar entre 7.500 y 9.000 pesetas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_