Sears anuncia el despido de 2.400 trabajadores tras la mala campaña navideña

La temporada navideña de ventas, el salvavidas del año para muchas empresas de consumo, ha sido catastrófica en Estados Unidos. Sears, el segundo gigante comercial del país, anunció ayer el despido de 2.400 trabajadores. A finales del año, otro histórico de Chicago, Montgomery Ward, anunció el cierre de un negocio con 128 años de vida y la puesta en la calle de 28.000 trabajadores.

El reajuste en Sears no es tan traumático, el cierre de 89 tiendas especializadas en repuestos automovilísticos y en ferretería, no afecta ni al 1% de sus 315.000 empleados repartidos en 2.100 centros por todo el país. Las ventas en la temporada festiva de diciembre fueron el 1,1% inferiores al mismo periodo de cinco semanas del año anterior.

Sears es la segunda cadena de Estados Unidos, tras Wal-Mart Stores, primera del mundo, que también ayer dio cuenta de una decepcionante temporada de ventas, si bien con un incremento del 0,3%. 'Como a otros vendedores, la debilidad general del sector y las malas condiciones climáticas han enfriado la temporada de ventas', comentó Alan Lacy, presidente de Sears desde hace dos meses, al anunciar los recortes.

En efecto, según los analistas, el pasado mes de diciembre fue el peor en cuanto a ventas desde hace cinco años, debido al aumento de los costes del combustible, las tormentas de nieve en varias regiones norteamericanas y la volatilidad del mercado bursátil, que pesó sobre el ánimo de los consumidores.

Para Montgomery Ward ese enfriamiento ha sido letal, aunque merecido, a juicio de los analistas. La cadena, especializada en productos baratos, llevaba años perdiendo terreno y había dejado de ser rival de Wal-Mart o Sears por no reconocer la realidad de que los compradores se habían ido a vivir a los suburbios de las grandes ciudades. Tenía 250 tiendas y 10 centros de distribución en todo el país.

Montgomery Ward será recordado con nostalgia siempre. Como un recurso de márketing navideño, uno de sus empleados creó en 1939 a Rudolph, el reno de nariz roja que dirige el trineo de Santa Claus. Diez años después, Gene Autry puso voz a la canción que es un clásico navideño en todo el mundo.

No le va mucho mejor a las ventas por Internet. Etoys, la empresa norteamericana de venta de juguetes por Internet, ha decidido suspender sus operaciones en Europa, ante las fuertes carencias de tesorería.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS