El colectivo 'okupa' de Girona se instala en la casa Tarrús

Los jóvenes del colectivo okupa de Girona entraron el miércoles en otra casa de la ciudad con el objetivo de convertirla en un centro de cultura popular. El inmueble, que estaba deshabitado, está situado en el número 137 de la calle de la Rutlla y es conocido popularmente como chalet Tarrús, por la familia que lo mandó construir en los años treinta. Es un edificio de una planta, con terraza, sótano y jardín, diseñado por el arquitecto gerundense Josep Maria Claret. Los okupas, organizados desde hace tres años en la Asamblea para la Okupación de Girona, denuncian la especulación que, según ellos, existe en la ciudad con las viviendas deshabitadas. Una portavoz explicó ayer que, "una vez limpio", el chalet se convertirá en "un centro autogestionado donde se programarán actividades culturales sin ánimo de lucro para romper con la comercialización de la cultura y el ocio".

Los propietarios de la vivienda, avisados por los Mossos d'Esquadra, presentaron denuncia por usurpación. El chalet Tarrús se suma a la larga lista de ocupaciones del colectivo en Girona, como la de la antigua bodega Les Tines -desalojada el pasado agosto- y la fábrica conocida como Els Químics. Por todas estas ocupaciones, el colectivo tiene varios procesos judiciales abiertos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS