Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OFTALMOLOGÍA

Nuevo método para combatir la trombosis de retina

Muy pocas micras

Las personas afectadas por trombosis de retina pueden ahora recuperar parte de la visión que han perdido gracias a un nuevo tratamiento de microcirugía que consigue mejorar la agudeza visual en un 82% de los casos. Esta enfermedad -la segunda patología vascular de esta parte del ojo humano después de la retinopatía diabética- afecta generalmente a personas mayores de 60 años y se presenta como una pérdida brusca de la visión sin ningún tipo de dolor.Esta patología, que tiene lugar en los cruces arteriovenosos, está producida por el engrosamiento de la arteria que provoca una compresión progresiva de la vena. Esto causa turbulencias en el flujo sanguíneo y daño de las células de la pared venosa, lo que favorece la trombosis y la obstrucción, provocando pérdida de visión. Una delicada operación de microcirugía ocular logra devolver la visión al paciente al liberar la vena de la arteria que la comprimía.

El Instituto de Microcirujía Ocular de Barcelona (IMO), pionero de este tipo de intervenciones, en colaboración con el hospital del Vall d'Hebron y la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), ha extraído las primeras conclusiones de un estudio iniciado hace un año, dirigido por el doctor José García-Arumí, sobre 35 pacientes con una edad media de 61 años que padecían una disminución marcada de la agudeza visual previa a la operación de microcirugía y que llevaban un tiempo de evolución de la trombosis de entre 2 y 12 semanas.

El tratamiento, según García-Arumí, consiste en "liberar la vena obstruida de la compresión mecánica de la arteria que tiene al lado". La dificultad, explica el cirujano, "estriba en que el grosor tanto de la arteria como de la vena es de muy pocas micras y cualquier pequeño error es muy peligroso, por lo que se requiere una gran precisión". Una vez liberada la vena de la arteria se procede a la inyección de una pequeña dosis de rtpa, un fármaco que se viene aplicando en los casos de infarto de miocardio y que permite deshacer el coágulo de sangre y que se restablezca la circulación sanguínea. Hasta la aparición de este tratamiento, el único que combate la causa de la trombosis retiniana, tan sólo se aplicaban terapias preventivas a estos pacientes, como la fotocoagulación con láser, con la que no es posible recuperar la visión perdida pero se evitan complicaciones como edemas maculares o neovascularizaciones -la aparición de vasos patológicos retinianos- que se desarrollan entre el 20% y el 30% de los pacientes. La trombosis de retina afecta a personas de edad avanzada que padecen arterioesclerosis e hipertensión sistémica, que constituyen el 65% de los casos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de diciembre de 2000