Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:RAY LORIGANOVELISTA

"Podría decirse que soy un culo de mal asiento en lo literario"

Ray Loriga (Madrid, 1967) es uno de los novelistas que en la década de los noventa puso nombre a lo que se conoció como joven narrativa española, pero, recuerda, lleva ya 10 años escribiendo. Autor de varias novelas (Lo peor de todo, Héroes, Díaz extraños, Caídos del cielo, Tokio ya no nos quiere...) la última supone un cambio radical en su trayectoria, no sólo por la mezcla de melodrama y parodia, sino por el planteamiento: "A partir de ahora, me apetece escribir con absoluta libertad, tratar distintos temas y registros", asegura. Eso es lo que ha hecho en Trífero, que publica Destino.Pregunta. El protagonista es un impostor, un pícaro. ¿Cree de verdad que el amor puede redimir a alguien así?

Respuesta. No es que el amor le redima. El amor es una estafa, un engaño en el que uno se mete voluntariamente. La novela habla de ese deseo de ser estafado. Trífero no es tanto un estafador como un sujeto pasivo ante el deseo de ser estafado de los demás, que ven en él lo que quieren ver. El deseo que tenemos todos de ser engañados es parte fundamental de la estafa.

P. ¿Cómo le suena que hablen de usted como joven valor que promete?

R. Creo que en general la crítica ya no habla de mí como promesa. Llevo ya 10 años escribiendo. Si publicara ahora mi primera novela se diría que soy un autor joven. Ésta es una carrera de largo recorrido. Lo de joven promesa está superado.

P. ¿Se siente vinculado a una generación de novelistas?

R. Me siento vinculado a muchos novelistas, vivos o muertos, no por generaciones. Nunca he entendido la literatura como algo que se pueda agrupar por edades, regiones o países. Se me unió a algunos por edad, pero la crítica ha hecho el esfuerzo de diferenciar.

P. ¿Le interesa la cobardía literariamente?

R. Me interesa la disidencia. La cobardía es una manera de disidencia. Está la cobardía social y el coraje individual del que quiere preservar su propia identidad, frente al cobarde social. Son personajes que son percibidos como cobardes, pero tienen el coraje del desertor, se salen de la cifra común para tomar sus propias decisiones.

P. ¿Y la ciencia-ficción?

R. Esta novela es una ficción sobre la ciencia. Me interesa la pseudociencia o el mundo periférico a la ciencia, en el que se hace una lectura simplista de ésta.

P. ¿Qué género le gustaría trabajar?

R. No lo sé. No es una decisión a priori. Me interesan los cruces de camino de los géneros. Hay muchas literaturas diferentes. Soy un lector caótico y apasionado, salto de poesía a ensayo y a novela. Podría decirse que soy un culo de mal asiento en lo literario. Me apasionan literaturas muy diferentes, a veces casi enfrentadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de diciembre de 2000