Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat aprueba el plan de estabilidad universitario

Deudas pendientes

El Consell aprobó ayer con un retraso de once meses el convenio con las universidades valencianas para aplicar el Plan de Estabilidad y Promoción del Profesorado Universitario 2000-2003, por el que los gobiernos central y autonómico aportarán 2.249 millones y 825 millones, respectivamente, para cumplir con el acuerdo firmado en Madrid en 1999 con el objetivo de consolidar la plantilla docente universitaria. El Consell puntualizó que el convenio tripartito compromete a las instituciones académicas en "la consecución del equilibrio presupuestario y la contención del endeudamiento de las universidades". Es decir, para que el Gobierno valenciano pueda cumplir con el objetivo presupuestario del "déficit cero" obliga a "las universidades a que asuman la titularidad de la deuda que emitió la Generalitat para sufragar las inversiones en infraestructuras universitarias al no tener dinero para presupuestarlas, a cambio de ingresarles las anualidades del Plan de Estabilidad", explicaron fuentes rectorales y sindicales que reconocen que "el Plan de Estabilidad [firmado en Madrid en diciembre de 1999 por el Ministerio de Educación y los sindicatos para incorporar a los 20.000 profesores ayudantes al sistema universitario], debería ser absolutamente independiente de los problemas de la política valenciana".

Mediante este convenio, el Consell se comprometió a pagar 187 millones, más los 750 de la Administración central, correspondientes al ejercicio del 2000, que está a punto de cerrarse. La Generalitat, en contrapartida, aprovechó ayer para anunciar que ingresará los 2.911 millones para el pago de los intereses de la deuda generados por los citados planes de inversión, que habían tenido que adelantar las universidades.También pagará los 1.190 millones que debe del ejercicio del 2000 correspondientes al capítulo de financiación por objetivos del Plan de Financiación de las universidades valencianas, y que distribuirá los 830 millones de Fondos Feder (destinados en su mayor parte a becas y proyectos de investigación), que también debían haberse hecho efectivas. Estos pagos permitirán a las universidades compensar los desajustes por el dinero desembolsado y hacer frente a las nóminas de diciembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de diciembre de 2000