Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'Diccionario de español urgente' aclara las dudas del idioma actual

Bryce Echenique recomienda que se lea como libro de cabecera

Proporcionar criterios uniformes para el uso del idioma, evitar la dispersión lingüística y hacer frente a la invasión indiscriminada de neologismos. Sobre estos tres propósitos se asienta el Diccionario de español urgente, editado por la editorial SM y elaborado por la agencia Efe, que fue presentado el jueves en Madrid. El escritor peruano Alfredo Bryce Echenique recomendó su lectura como libro de cabecera por la resolución de dudas en cuestiones de ortografía, fonética y léxico.

"Ya sé que te ha dado la volvedera". Con esta frase saludó el escritor guatemalteco Augusto Monterroso el regreso de Bryce Echenique a Perú tras años de residencia en España. Esta anécdota le sirvió al autor de Un mundo para Julius para ilustrar la continua invención de palabras en lengua española. "El castellano", observó Bryce Echenique, "es una maravilla que nos asombra a los hispanohablantes al descubrir continuamente palabras nuevas a un lado y a otro del Atlántico". Que el Diccionario de español urgente se lea como una novela fue la recomendación del escritor peruano.La ortografía y la fonética, sobre todo a la hora de la transcripción de nombres extranjeros, y el uso abusivo de neologismos, especialmente procedentes del inglés, figuran entre los aspectos que más atención reciben en este diccionario. Fruto de 20 años de trabajo del departamento de español urgente de Efe, Miguel Ángel Gozalo recalcó el carácter de servicio público de la agencia que preside. "Es un diccionario modesto y humilde, pero un fruto logrado de ese departamento de la agencia que ha recibido infinidad de consultas en estas dos décadas de funcionamiento".

"¿5 de enero de 2001 o del 2001? ¿Cómo se escribe el plural de la sigla ONG? ¿Existe algún equivalente español para mailing? ¿Debe escribirse Internet o internet?" Son algunas de las dudas que intenta resolver el diccionario, que incluye más de un millar de fichas.

Tanto Bryce Echenique como Gozalo coincidieron en que el español había logrado mantener la unidad lingüística y no fragmentarse, pese a ser un idioma hablado en más de 20 países. "Sin embargo", apostilló Bryce Echenique, "algunos hablantes van muy rápido y así nos hallamos sumergidos en una lengua que parece la nuestra, pero ya no lo es. Antes, Emilio era un pintor amigo mío. Ahora emilio, como correo electrónico, es la encarnación virtual de todos los amigos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de diciembre de 2000