Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Barcelona acusa a la Generalitat de alentar la huelga de autobuses

El director de Transportes Metropolitanos (TMB), Emili López Bailón, ha pedido al consejero de Trabajo, Lluís Franco, que busque la fórmula legal que permita suspender la huelga de autobuses. El Ayuntamiento de Barcelona cree que la Generalitat ha potenciado la huelga con servicios mínimos insuficientes.

López Bailón ha enviado a Franco una carta en la que aduce que el paro provoca un incremento del tráfico privado, que, unido a los problemas que causa la operación jaula puesta en marcha tras el atentado que costó la vida a Ernest Lluch, amenaza con colapsar totalmente el tránsito barcelonés.El Ayuntamiento de Barcelona está más que molesto con el Departamento de Trabajo del Gobierno catalán. Entiende que ha mostrado una actitud tan tímida a la hora de establecer los servicios mínimos que ha potenciado los efectos de la huelga de conductores de autobuses perjudicando gravemente a los usuarios de este sistema de transporte.

Cada día utilizan los autobuses urbanos unas 700.000 personas, pero los servicios mínimos decretados por Trabajo sólo permitirían satisfacer la demanda de unos 120.000 usuarios. "Esto está muy alejado de las decisiones tomadas recientemente en huelgas con repercusión ciudadana mucho menos importante, como es el caso de Madrid o Valencia, donde los servicios mínimos decretados abarcaban todo el día, con porcentajes de servicios nunca inferiores al 40% en horas valle y de entre el 50% y el 75% en las horas punta". Este párrafo, incluido en el comunicado sobre la huelga hecho público ayer por TMB, condensa parte de las críticas a la actitud del Gobierno catalán, cuya pasividad puede haber tenido un efecto amplificador de los efectos de la huelga.

Trabajo no aumentará los servicios mínimos de autobuses, a pesar de la presión de TMB

En consecuencia, el director de TMB, Emili López Bailón, remitió ayer una carta a Lluís Franco, consejero de Trabajo, en la que le reclama que aumente los servicios mínimos, pero le pide también que busque en la legislación actual algún tipo de norma que permita aplazar la huelga.La carta precisa que no se trata de negar a los trabajadores el derecho a hacer huelga, sino de tener en cuenta las circunstancias que ayer vivió la ciudad, al ponerse en marcha la operación jaula para buscar a los asesinos de Ernest Lluch. Los problemas de tráfico, que ayer sí fueron duros, pueden agravarse perfectamente en los próximos días.

El Departamento de Trabajo no tiene previsto, sin embargo, ningún incremento en los servicios mínimos, al menos durante esta semana, sin que ello suponga que no esté dispuesto a revisar los criterios para el paro convocado entre el 22 de diciembre y el 7 de enero próximos. "Mucho menos", precisó un portavoz del departamento, "suspender la convocatoria de huelga".

TMB recuerda en su comunicado que los servicios mínimos decretados el pasado mes de mayo en Madrid garantizaban a los usuarios el derecho a desplazarse a cualquier hora, aunque fuera con una frecuencia inferior a la habitual. Tanto la empresa como el Ayuntamiento de Barcelona han reclamado unas disposiciones similares para la ciudad sin que el Gobierno catalán las haya adoptado.

José Antonio Patiño, portavoz de TMB, insistió en que la empresa quiere comprobar si el comité de empresa "asume la responsabilidad de la negociación", mientras que fuentes de UGT señalaron que si se aumentan los servicios, "Barcelona se quedará sin autobuses".

La principal reivindicación de los conductores de autobuses es la de disponer de 16 fines de semana libres, una petición que TMB ha evaluado económicamente en unos 800 millones de pesetas anuales. Atenderla, según la dirección de TMB, obligaría a aumentar contrataciones temporales y a mantener en servicio unos 100 autobuses que se había previsto sustituir en el año 2001.

TMB ha convocado hoy al comité de empresa de la compañía de autobuses para intentar negociar una solución a la huelga de conductores.

Por parte de CC OO, Francisco Mena negó que los trababajores de autobuses estén realizando la semana laboral de 35 horas. "La jornada mínima es de 6 horas 20 minutos diarios, que por seis días supone un total de 38 horas".

El representante de CC OO dijo que los trabajadores reclaman 16 fines de semana íntegros al año ya que hasta la fecha tienen tan sólo un día de fiesta a la semana . La empresa está dispuesta a conceder 12 fines de semana, según Mena.

El representante de UGT, Juan José Pérez, denunció que la empresa TMB no aplica la rotación en los servicios mínimos y amenazó con una "huelga salvaje" en caso de que se amplíen los servicios mínimos tal como pretende la empresa.

Servicios mínimos

Hoy está previsto que la huelga se mantenga entre las 9.00 y las 17.30 horas, franja horaria en la que no habrá servicio de autobuses en toda la ciudad. Los servicios mínimos continuarán limitados a las franjas horarias comprendidas entre las 6.00 y las 9.00 horas antes de la huelga y entre las 17.30 y las 20.30 horas, en las que funcionará el 50% del servicio de la mayoría de líneas de autobuses.El metro de Barcelona reforzará sus líneas, especialmente durante las horas de huelga de los autobuses.

Por su parte, del Departamento de Trabajo estudiará la demanda efectuada por la dirección de la empresa de ampliar los servicios mínimos. En relación con la petición de los sindicatos de establecer una rotación del personal, Trabajo ha anunciado que no tomará ninguna decisión hasta el final de la huelga. "Solamente al final de la huelga podremos evaluar si la rotación se ha cumplido o no, según lo establecido. No es posible hacerlo en sólo dos días de huelga", afirman fuentes oficiales del Departamento de Trabajo.

Los conductores de autobuses tienen previsto realizar hoy una marcha a pie que partirá a las 10.30 horas del Portal de la Pau, continuará por la Ronda del Litoral -que será cortada- hasta la sede del Consorcio de la Zona Franca, donde celebrarán una reunión con la empresa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de noviembre de 2000

Más información