Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA OFENSIVA TERRORISTA

El etarra Fitti niega vínculos con el atentado de Zaragoza

El etarra José María Arregui Erostarbe, Fittipaldi, se negó ayer a declarar ante el juez Ismael Moreno de la Audiencia Nacional, que le interrogaba sobre su participación en el atentado contra el cuartel de la Guardia Civil de Zaragoza, ocurrido el 11 de diciembre de 1987, en el que fallecieron 11 personas, cinco de ellas niños, y otras 78 resultaron heridas de gravedad. El ex dirigente de ETA solamente balbuceó: "No tengo que ver con nada", según conmentó su abogada Arantza Zulueta.Fittipaldi, de 54 años, miembro de la cúpula de ETA desarticulada a finales de marzo de 1992 en Bidart (sur de Francia) y que ha pasado los últimos ocho años en prisión en Francia por delito de asociación de malhechores, ni siquiera reconoció ser miembro de la organización terrorista vasca.

Fue interrogado también por el envío de un libro bomba al ex presidente de la Audiencia Nacional Fernando de Mate, que perdió las manos y la visión de un ojo al hacer explosión el artefacto presuntamente preparado por Arregui, el experto en explosivos de la banda terrorista. Fittipaldi no contestó. También le preguntaron por el paquete bomba enviado al fiscal de la Audiencia Nacional Eduardo Fungairiño, por el remitido al teniente del Ejército Francisco Albarracín y al director gerente de Agroman. Siguió sin contestar. Hoy comparece ante Garzón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de noviembre de 2000