Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La huelga de los conductores de autobús cogió a los barceloneses por sorpresa

La huelga iniciada ayer por los conductores de autobús de la empresa Transporte Metropolitanos de Barcelona (TMB) se mantendrá durante toda la semana y se prolongará entre el 22 de diciembre y el 7 de enero, salvo un acuerdo de última hora que ayer parecía poco probable, aunque se mantenían las negociaciones.Los conductores pararon mayoritariamente, pero mantuvieron los servicios mínimos, entre las 6.00 y las 9.00 y entre las 17.30 y las 20.30 horas. La empresa reforzó el servicio de metro, lo que contribuyó a paliar los efectos de la huelga en el transporte de superficie. La Guardia Urbana aseguró que no se registró un aumento importante del tráfico en la ciudad.

La huelga cogió por sorpresa a la ciudadanía. El viernes, los principales sindicatos de la empresa y la dirección de la misma habían alcanzado un principio de acuerdo que permitió desconvocar el paro que tenía que empezar el lunes. No obstante, los representantes de los trabajadores mantuvieron la convocatoria para el resto de días de la semana, por si el preacuerdo era rechazado en la consulta que se haría el lunes a los empleados. Contra la opinión de los sindicatos mayoritarios, los trabajadores rechazaron por una abrumadora mayoría el principio de acuerdo y revalidaron la huelga, defendida únicamente por el sindicato minoritario CGT.

Los trabajadores celebraron ayer una asamblea para analizar la situación. A la reunión asistieron unas mil personas. Unas 200 de ellas cortaron posteriormente el tráfico en la avenida Meridiana.

Miles de usuarios esperaron en vano la llegada de los autobuses

El enfado de muchos usuarios de autobuses era evidente ayer en las paradas. La mayoría no sabía nada acerca del paro convocado por los trabajadores y fueron miles los ciudadanos que esperaron en vano. Es más, lo que recordaban era exactamente lo contrario: "¿Pero no habían dicho que estaba desconvocada la huelga? ¿En qué quedamos?", se exclamaba una mujer. A los comentarios de que los trabajadores decidieron mantener la huelga en una asamblea que acabó pasada la medianoche del lunes, algunos usuarios espetaban: "Podían haberla convocado para un día más tarde. Así nos hubiéramos enterado de algo". La Organización de Consumidores y Usuarios de Cataluña (OCUC) llegó a calificar la jornada de "alevosa".A las dos de la madrugada de ayer terminó el recuento de los votos emitidos por los conductores de autobuses en el referéndum convocado por el comité de empresa de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) para refrendar o no el principio de acuerdo al que los sindicatos habían llegado con la empresa el pasado día 17. El recuento final arrojó un resultado de 1.135 votos contrarios al acuerdo contra 564 votos favorables.

Más días de descanso

Los sindicatos Comisiones Obreras, Unión General de Trabajadores, Confederación General de Trabajadores, Sindicato del Transporte y Asociación de Conductores reivindican 16 días de fiesta anuales adicionales -actualmente tienen un día de fiesta a la semana.

La empresa TMB basa su negociación en el ofrecimiento de 12 días de fiesta anuales, el mantenimiento de los puestos de trabajo de los trabajadores más veteranos, la incorporación de 280 empleados y el flete de 100 autobuses nuevos sin sustituir los antiguos.

Para hoy, entre las 6.00 y las 9.00 horas y entre las 17.30 y las 20.30 horas, funcionará el 50% del servicio de la mayoría de líneas de autobuses, dentro de los servicios mínimos establecidos. El metro de Barcelona ha anunciado el refuerzo de las líneas, sobre todo entre las 9.00 y las 17.30 horas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de noviembre de 2000

Más información