Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Brincos resucitan con un disco de temas originales

Frescura y optimismo

El conjunto emblemático del pop de los años sesenta, el equivalente español de The Beatles, ha reaparecido con Eterna juventud (EPF), nueve canciones y un instrumental interpretados por Fernando Arbex y Miguel Morales. Los Brincos también tienen previsto volver a actuar regularmente.Los Brincos ya protagonizaron un regreso en 1996, cuando publicaron una colección de 30 grandes éxitos bajo el título de Bravo por los Brincos. Un doble disco con polémica, que motivó una querella de BMG, discográfica que heredó el catálogo de Zafiro, la compañía que lanzó a Los Brincos, que aseguraba que eran los únicos propietarios de aquel repertorio.

Fernando Arbex, cabecilla del grupo, derrotó en los tribunales a la multinacional. "A principio de los setenta, Zafiro nos otorgó la carta de libertad. Fíjate en lo humillante de la terminología: como si fuéramos esclavos a los que se emancipaba. Entonces fue cuando recuperé los masters de Los Brincos, aunque ellos continuaron explotándolos en todo tipo de reediciones. Yo estaba liado por proyectos como Barrabás y no me preocupé. Les salió el tiro por la culata: ahora tienen que abonarnos 28 años de royalties. Creo que otros compañeros de la época deberían hacer algo por resarcirse de tanta golfería como la que padecimos".

El pasado verano, Los Brincos retomaron el contacto con el público en A Coruña, un recital ante 40.000 personas en la playa de Riazor. La experiencia fue lo bastante satisfactoria para animarse a lanzar Eterna juventud: "Se grabó en tres países, pero surgió de forma espontánea, con mucha frescura y optimismo".Hubo momentos más aptos para la reunión de Los Brincos. "Claro que en los años ochenta, con la movida, nos sugirieron volver, pero lo cierto es que todavía seguimos siendo una influencia: hay dos discos recientes de tributo donde grupos jóvenes tocan canciones nuestras de los sesenta. Y la fusión que nosotros ensayamos con Flamenco, ya es ahora todo un movimiento".

A los que alegan que esta versión de Los Brincos en dúo está capitidisminuida, Miguel Morales responde: "Los dos somos los que más sentimos los colores. Luego ocurre que los demás están en otras historias: Juan Pardo sigue con lo suyo, mientras que mi hermano Júnior trabaja con su mujer, Rocío Dúrcal, que es inmensamente popular en América".

Aunque Eterna juventud sea un disco pop, ambos han ampliado sus gustos. Morales es "fan de Earl Klugh o Sting, pero reconozco que ese tipo de jazz está en un impasse; luego, chicas como Christina Aguilera y Mariah Carey tienen voces impresionantes". Arbex estudia a Oliver Messiaen, Krzysztof Penderecki y otros compositores contemporáneos, aunque también tiene hueco para Nirvana, Pet Shop Boys o los discos de Van Morrison.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de noviembre de 2000