Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Senado italiano aprueba la cárcel para los deportistas que se dopen

Comisión responsable

El Senado italiano ha dado un paso decidido en la lucha contra el dopaje. El pasado jueves aprobó, por unanimidad, una nueva ley que castiga con la pena de cárcel a quienes hagan uso de sustancias prohibidas en el ámbito de la práctica de cualquier deporte. El texto legal será publicado en el Boletín Oficial en los próximos 15 días y será entonces cuando entre en vigor.De esta forma, el dopaje supera ahora la jurisdicción disciplinaria deportiva y pasa a ser un asunto de los tribunales ordinarios de justicia. El deportista que dé positivo en un control no sólo podrá ser descalificado y suspendido para competir por un periodo de tiempo determinado, sino que cabrá la posibilidad de que sea considerado un delincuente, juzgado y encarcelado.

El mismo tratamiento reserva la ley para quienes suministren drogas o induzcan a la utilización de cualquier sustancia prohibida. Con esta normativa, los médicos, entrenadores, farmacéuticos, preparadores físicos y atletas en general pueden ser condenados a penas que van desde los tres meses a los tres años de cárcel.

Si el juez estimase que existe un agravante de culpa -por ejemplo, un daño comprobado para la salud- para los dirigentes de organismos afiliados al Comité Olímpico o dependientes de alguna federación, el castigo será incrementado. Se les inhabilitará de por vida para ocupar cargos en instituciones deportivas y serán castigados con entre dos y seis años de prisión.

Los juristas especializados de diversos estamentos trabajan ya en propuestas para desarrollar y aplicar la norma. El Ministerio italiano de la Salud Pública creará una comisión de 20 miembros, constituida por representantes de todas las áreas del deporte. La misma será responsable del control de los laboratorios que investigan y trabajan en el antidopaje y relevará en esa función al Comité Olímpico Italiano y a su comisión médica.En uno de sus puntos más destacados, la ley considera obligatorio el texto "Precaución para quienes desarrollen actividad deportiva". Deberá ser expuesto en todos los envases de medicamentos que contengan alguno de los fármacos prohibidos en ese ámbito. Además, quienes producen, importan o distribuyen este tipo de fármacos deberán entregar anualmente al Ministerio de la Salud Pública todos los datos relativos a las cantidades producidas, distribuidas, importadas y vendidas a farmacias, hospitales o entidades autorizadas.

La normativa, que se trataba en el Parlamento desde 1986, ha abierto en todo el deporte italiano una gran expectativa, sobre todo a la espera de la reglamentación de la ley, que decidirá cómo y qué tipo de controles se efectuarán en adelante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de noviembre de 2000