Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL FUTURO CENTRO DE ESTUDIOS ANDALUCES

La casa de la patria

El consejero andalucista Antonio Ortega negocia hoy la compra de la finca y el 'castillo' de Blas Infante

Comienza hoy una negociación varias veces aplazada. Los herederos de Blas Infante, padre de la patria andaluza, se reúnen con el consejero de Relaciones Institucionales y secretario general del Partido Andalucista, Antonio Ortega, para tratar la compra de la finca, incluida la casa y lo que contiene, donde vivió el ideólogo del andalucismo y de donde lo sacaron para matarlo en 1936. A pesar de que andalucismo es un vocablo que manejan sin reparos todos los partidos políticos de la comunidad, es el PA, "heredero legítimo" de la filosofía infantiana quien podría ver cumplido uno de sus sueños: en el castillo, como llaman en Coria del Río a la casa de Blas Infante, pretenden instalar el Centro de Estudios Andaluces.El notario se trasladó a esa finca cuando todavía no era padre de la patria andaluza. Uno de sus hijos estaba afectado de una bronconeumonía y los médicos le recomendaron aire de campo. Al terreno que adquirió, en un promontorio natural del pueblo sevillano lo llamó finca Santa Alegría e hizo levantar una casa de estilo mudéjar de 289 metros doblados en piso y terrazas y distribuidos en 10 compartimentos y un comedor central; corral, gallinero, cuadra y dependencias para criados rematan, según reza en las escrituras, la construcción. Un olivar lo rodea.

El terreno estaba calificado como suelo rústico, de escaso valor en el mercado inmobiliario. Las nuevas normas urbanísticas pendientes de su aprobación definitiva dividen la finca en dos: la franja que rodea la casa es ahora terreno protegido porque así lo pidió la Consejería de Cultura; y el resto de la ladera, 21.400 metros cuadrados, se ha calificado provisionalmente como urbanizable con lo que su valor en el mercado se dispara.

Ortega considera que el precio total puede rondar los 800 millones de pesetas aunque dice que no sabe con exactitud la dimensión del terreno. "Eso es cosa de los técnicos".

Para hablar de precios, metros aparte, hay que calibrar el valor simbólico de la propiedad. En aquella casa escribió y se conservan los textos de Blas Infante sobre andalucismo; allí está la bandera verdiblanca, el himno andaluz y el primer escudo de la comunidad labrado en piedra. Elementos considerados hoy patrimonio histórico.

Los propietarios actuales son las tres hijas del notario, María Luisa, María de los Ángeles y María de la Alegría Infante García. En las escrituras de la propiedad consta un tercero, Francisco Navarro, que fue el marido de la mayor, ya fallecido.

María Luisa Infante, la mayor de las hermanas, de 72 años, dice que ella no vendería nunca, pero que la casa es grande y sus cuidados onerosos... "La casa está en buen estado, y las escayolas sólo necesitan una restauración". Se refiere a los arabescos que adornan las paredes y que le dan un aire de mezquita. Pero aclara: "Si se hace todo urbanizable valdría bastante más" que 800 millones de pesetas.

La intención del consejero andalucista es respetar la finca como zona verde. No sabe por qué, años atrás, se declaró urbanizable una franja, pero hablará con el alcalde de Coria del Río, Tomás Alfaro, también andalucista: "Eso no se aprobará". Agradece de antemano a los propietarios que sean sensibles con el proyecto porque "especular con el terreno" lo haría más costoso.

La finca tenía en origen unos 68.000 metros cuadrados. La autovía le pasó por encima y se habla de que se vendió un trozo, pero los propietarios no hacen declaraciones. En 1998 el entonces alcalde de Coria del Río, Fernando Suárez Villar, contesta en una carta a Antonio Ortega: "Una vez revisadas las normas subsidiarias, y a petición de los propietarios, la superficie protegida sería de 15.000 metros cuadrados cuyo valor como suelo rústico será de 3.885.000 pesetas. No obstante, si se quiere dar un valor máximo a los terrenos protegidos (como urbanizables) la cifra sería de 300 millones de pesetas más el valor del edificio".

Ortega dijo ayer que no tuvo con los anteriores alcaldes la colaboración del actual, con quien acordará que todo sea rústico.

Preguntas sin respuesta

¿Cuántos metros tiene en total la finca de Blas Infante? El consejero que piensa comprarla no lo sabe; la familia o no quiere hablar sobre eso o dice que tampoco lo sabe.¿Cuántos metros de suelo se han protegido alrededor de la casa para que no se pueda construir? La Consejería de Cultura que, según el Ayuntamiento de Coria del Río, fue quien lo pidió, no tiene respuesta.

Dicen que sobre el papel esoo se describe con referencias del terreno: del árbol a la esquina, del pozo a la valla; más o menos. Pero nada de hablar de metros.

¿Por qué se recalifica -de forma provisional- como urbanizable un terreno que se va a destinar a zona verde ajardinada, si eso supone elevar el gasto de las arcas públicas? Ortega no da respuesta. "Eso habrá que preguntárselo al alcalde, pero eso se hizo hace años".

Si el alcalde anterior de Coria del Río, Fernando Suárez Villar, decía en 1998 que la finca tenía una extensión aproximada de 39.050 metros cuadrados, ¿dónde están los que faltan hasta alcanzar los casi 69.000 que se registran en las escrituras? ¿Se vendió una parte?

La autovía cruzó la propiedad: ¿fue esa la causa de que se perdieran esos metros? La familia no habla. Nadie da respuestas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de noviembre de 2000

Más información