LA OFENSIVA TERRORISTA

Garzón envía a prisión al autor del documento de desobediencia civil de ETA

Espacios de contrapoder

Más información

El juez Baltasar Garzón decretó ayer la prisión incondicional del histórico militante abertzale Mikel Zuluaga Uriarte, por delito de pertenencia a la banda terrorista ETA. Zuluaga admitió ante el magistrado que fue el autor de un documento sobre desobediencia civil denominado Piztu (encender, en vasco) que fue repartido entre numerosas asociaciones del movimiento social del País Vasco para que hicieran las aportaciones que estimasen convenientes. Sin embargo, Zuluaga no quiso decir a quien lo repartió y por qué fue encontrado en poder del dirigente etarra José Javier Arizkuren Ruiz, Kantauri, en marzo de 1999, cuando fue detenido en París, si él no lo repartió hasta mayo de ese año.El auto dictado por Garzón, a instancias del fiscal Enrique Molina, precisa que el proyecto de desobediencia civil constituye una iniciativa de ETA-KAS generada en 1994-1995 y vinculada a sus objetivos de construcción nacional.

"La Fundación Joxemi Zumalabe y su denominado Taller de Desobediencia", precisa el auto, "constituye un instrumento organizativo del que ETA-Ekin se vale para desarrollar su proyecto Piztu, de desobediencia y desconexión con el Estado legítimo, persiguiendo los objetivos de subvertir el orden constitucional y de crear espacios de contrapoder". Añade Garzón que el documento Piztu, fue "escrito en su configuración original por el presunto miembro legal del aparato político de ETA Mikel Zuluaga Uriarte, Mikelon, y de cuyo desarrollo y aplicación, después del visto bueno de ETA, se encarga Ekin", a través de la Fundación Joxemi Zumalabe, cuyos componentes la presentaron públicamente en mayo de 1995. Señala Garzón que aunque Zuluaga dijo no pertenecer a ETA y que fue expulsado de Hasi en 1988, "tal afirmación choca frontalmente con la documentación que existe en la causa que acredita la vinculación del señor Zuluaga a ETA y Ekin, y la unión de ambas en una sola, pero con diferentes campos de actuación. La primera, en el ámbito de la acción armada; la segunda, por delegación de la primera, en el ámbito de la coordinación e influencia sobre las demás organizaciones sectoriales del entramado organizativo del MLNV y sus actividades tanto legales como ilegales, tales como la Kale Borroka, campañas de desobediencia civil, control de presos, relaciones internacionales o financiación del complejo siguiendo las directrices de ETA y utilizando el mecanismo de la doble militancia y la instrumentalización".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 02 de noviembre de 2000.

Lo más visto en...

Top 50