Pérez Saldaña pide más policías en las zonas agrícolas que reciben inmigrantes

El consejero de Asuntos Sociales, Isaías Pérez Saldaña, mostró ayer su preocupación por los conflictos de convivencia entre inmigrantes y andaluces en determinadas poblaciones, sobre todo, durante las temporadas agrícolas. "No son el resultado de un problema de racismo, sino de clasismo, por la diferencia de culturas", aclaró. En este sentido, Pérez Saldaña instó al Gobierno a que "aumente los efectivos de las Fuerzas de Seguridad del Estado en aquellas zonas y durante esas épocas".El consejero también dijo ayer en Huelva que el Gobierno central "carece de una adecuada política migratoria para dar respuesta a las necesidades de las poblaciones andaluzas receptoras de temporeros". "El Partido Popular ha convertido a Andalucía, donde viven 15.000 inmigrantes sin papeles, en un territorio frontera, sin que se solucione la situación irregular de este colectivo", afirmó.

En este sentido, el grupo parlamentario socialista ha presentado una enmienda a los Presupuestos Generales del Estado para que se destinen 5.000 millones de pesetas a los municipios andaluces que registran mayor flujo migratorios. También reclama otros 5.000 millones para las comunidades autónomas de Andalucía, Cataluña, Canarias y Madrid. La enmienda se completa con la petición de 20.000 millones más para la Oficina Nacional de Inmigración, que sólo dispone de 100 millones de pesetas anuales para este concepto, según el diputado socialista Salvador de la Encina. Los municipios andaluces que se beneficiarían de este dinero serían, principalmente, El Ejido (Almería) y Algeciras y Tarifa (Cádiz).

'Efecto llamada'

La secretaria de políticas sociales de la ejecutiva federal del PSOE y ponente de la Ley de Extranjería, Consuelo Rumí, también se pronunció sobre la inmigración en Almería. Rumí considera que el hecho de que los inmigrantes puedan conseguir trabajo en España, pero que no puedan obtener su regularización en el país "es lo que constituye el verdadero efecto llamada". "Es imprescindible", dijo, "que se lleve a cabo un control férreo por parte de la Inspección de Trabajo para evitar que se contrate a inmigrantes sin regularizar. Si alguien le dice a un inmigrante que vaya a España, aunque no tenga papeles, porque allí podrá trabajar, eso sí es un efecto llamada".Además, el partido socialista considera imprescindible que se instalen centros de emergencia suficientes en todos aquellos puntos del país donde llegan inmigrantes con más frecuencia. Estas son dos de las propuestas que el PSOE defenderá el próximo lunes, fecha prevista para el debate de la comisión parlamentaria sobre inmigración.

También han solicitado al Gobierno de la nación que realice un esfuerzo para conceder los papeles a los 50.000 extranjeros que no han logrado legalizar su situación en España a través del último proceso extraordinario de regularización.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS