Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LLUVIAS TORRENCIALES EN LA COSTA MEDITERRÁNEA

La amenaza de otra 'pantanada'

Pendientes de un pantano. Los 17.000 habitantes de Almassora, y en parte los 40.000 de Vila-real y de otras zonas de La Plana, estaban anoche atentos a las noticias sobre el embalse de María Cristina, situado cauce arriba de la Rambla de la Viuda, un afluente del río Mijares. La resistencia de la pared de la presa, desbordada desde media tarde y hasta última hora de la noche por el volumen de lluvia almacenado en dos días, les separaba de una avalancha de agua. También los vecinos de dos barrios de Sagunto se veían amenazados por la crecida del río Palancia.

Se desborda el Cèrvol

El pantano de María Cristina, en L'Alcora, pasó en 36 horas de almacenar sólo un 2% de sus 19,6 hectómetros cúbicos de acogida máxima a desbordarse, incapaz de contener el volumen de agua. Cientos de personas de la playa, de viviendas rurales y de polígonos industriales y urbanizaciones fueron desalojadas, mientras los habitantes de Almassora permanecían atentos ante la posibilidad de ser evacuados por un amplio dispositivo preparado por Protección Civil. Tras la incertidumbre de la tarde, cuando el consejero de Justicia y Administraciones Públicas, Carlos González Cepeda, se declaró preocupado por el desbordamiento de la presa, aunque dijo que la emergencia estaba controlada, el secretario de Estado de Aguas y Costas, Pascual Fernández, aportó datos técnicos en Castellón que ofrecían motivos para la tranquilidad."Está aguantando perfectamente los envites del agua", dijo Fernández de la presa de María Cristina. La rotura del embalse detectada por la mañana se produjo al saltar, a causa de la presión, el tapón de un desagüe de fondo construido en los años cincuenta. A última hora de la noche, el agua dejó de rebosar el nivel de coronación de la presa, de 38 metros de altura, informó la Generalitat.

Catarroja bajo el agua

Fernández explicó que el pantano de María Cristina, que pertenece a la Administración General del Estado, "cumple una función importante regulando una avenida excepcional". Para ilustrarlo, añadió que en la cabecera del pantano, en las comarcas del interior, ha llovido en menos de dos días más que en todo un año lluvioso". Entre 400 y 500 litros por metro cuadrado se han registrado en algunas de esas zonas. En el pantano, ya lleno, entraban unos 800 metros cúbicos por segundo mientras desaguaba, por el desbordamiento y por los aliviaderos, unos 700 metros cúbicos por segundo. La Rambla de la Viuda puede absorber 1.500 o 1.600 metros cúbicos por segundo.

A la hora en que el secretario de Estado puntualizaba que "cuando el agua rebasa la coronación de una presa hay motivos para estar muy preocupados", en Almassora la Policía Local tranquilizaba a la población y aseguraba que las noticias eran "bastante alentadoras". Los vecinos de las zonas más próximas al cauce del Mijares, entre 600 y 1.000 de los habitantes del municipio, eran advertidos de la conveniencia de buscar un lugar más seguro. Algunos de ellos se trasladaron a domicilios de familiares. En el polígono industrial y la playa fueron desalojados varios inmuebles.

Poco después de las 22 horas, técnicos de la Confederación Hidrográfica del Júcar estudiaban desembalsar agua del pantano de Sitjar, situado en Ribesalbes, aguas arriba del Mijares y también muy cargado de caudal, pero descartaron de momento la idea. Aguas abajo, el cauce del Mijares y la Rambla de la Viuda confluyen antes de llegar a Almassora. Los puentes de la A-7, de la N-340 y del ferrocarril sobre el Mijares preocupaban a los responsables de Protección Civil.

La alerta se extendía a otros municipios de Castellón. En Onda, la tarde se cerraba con emergencia para tres urbanizaciones próximas al río Anna y la inundación en varios polígonos por la crecida del caudal del barranco de Ràtils. Asimismo, los vecinos de la zona de la marjalería del Grau de Castellón se refugiaban en el colegio público Elcano y en el Polideportivo Municipal por el desbordamiento de las acequias.

Han aportado información sobre el temporal en la Comunidad Valenciana Neus Caballer, Xavier Latorre, Amparo Panadero, Santiago Navarro, Pilar Girona, Xavier Espanya y Begoña Navarro.

El Palancia pone en alerta a Sagunto

Un escenario parecido describía a su paso por Catarroja el agua de la Rambla del Poyo. En la madrugada de ayer, un caudal desbocado que arrancaba en Chiva y Godelleta, municipios que vivieron una jornada dramática el pasado lunes, sumergía más de un metro parte del casco urbano de la población, llegando a cuatro metros sobre el nivel del mar en algunos puntos, y obligaba a desalojar viviendas en la zona de l'Albufera. También los municipios de Riba-roja, Quart de Poblet y Torrent sufrieron ayer las consecuencias de las fuertes lluvias registradas en la comarca de L'Horta.Donde la jornada de ayer sufrió menor virulencia de las tormentas fue en la provincia de Alicante. Sin embargo, algunos municipios de las comarcas de La Marina, L'Alacantí y El Baix Vinalopó, se han visto afectados por inundaciones en garajes y bajos comerciales.

Entre las 22 horas del martes y las 9 horas de ayer los bomberos del Parque Provincial tuvieron que realizar unas 50 intervenciones en localidades como Benidorm, Xàbia, Dénia, El Campello y Guardamar del Segura, "aunque no se registraron incidentes de importantes", señalaron fuentes del Parque Provincial. La mayoría de estas salidas estuvieron relacionadas con el achique de agua. Además, en Elche, los bomberos rescataron a cinco personas atrapadas en el interior de sus vehículos.

Una relativa calma se vivía ayer por la tarde en Orihuela, donde la noche anterior la población estuvo en estado de máxima alerta ante el posible desbordamiento del río Segura. El nivel de agua descendió a lo largo de la jornada y la amenaza desapareció.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de octubre de 2000

Más información

  • - El desbordamiento del embalse de María Cristina mantiene en vilo a Almassora - - La crecida del río Palancia alerta a los vecinos de dos barrios de Sagunto - Las precipitaciones superan en algunos puntos los 500 litros en menos de dos días
  • El Palancia pone en alerta a Sagunto