Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de Pujol ha pagado encuestas a Line Staff a un precio que triplica el del mercado

El Gobierno de Convergència i Unió (CiU) ha pagado por varios trabajos de la empresa de encuestas Line Staff Consulting hasta el triple del precio normal de mercado, según se desprende de la lista sobre estudios encargados por la Generalitat en los últimos años que ha elaborado el Departamento de Presidencia. Line Staff Consulting, la empresa de encuestas con la que trabaja habitualmente CiU, realiza los barómetros políticos encargados por el Ejecutivo de Jordi Pujol, que le ha pagado en torno a 100 millones de pesetas en los últimos dos años. En este periodo, el Gobierno catalán ha gastado unos 400 millones de pesetas en estudios y encuestas de opinión.

La lista de encuestas encargadas por el Gobierno catalán había sido solicitado por el diputado de Esquerra Republicana (ERC) Joan Ridao. El diputado ha presentado una proposición de ley para establecer una regulación más clara sobre estas encuestas, con el objetivo último de crear un equivalente catalán del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), el organismo público que realiza las encuestas por encargo del Gobierno central.Los datos aportados por el Gobierno de CiU muestran que el Ejecutivo ha gastado desde febrero de 1998 casi 400 millones de pesetas en estudios y encuestas de opinión. La lista apenas aporta datos sobre el año 2000 y no se incluyen los últimos barómetros realizados por Line Staff.

El principal cliente del Gobierno de Pujol en este periodo ha sido Line Staff, cuyos estudios han costado al erario público casi 100 millones de pesetas, el 25% del total. La mayoría de estos estudios se han realizado a un precio muy superior al del mercado -en ocasiones, tres veces por encima-, según coincideron en señalar ayer varios especialistas y reflejan los datos aportados por la Generalitat.

El Gobierno de CiU pagó a Line Staff Consulting un total de 24 millones de pesetas para los barómetros de gobierno correspondientes a octubre y diciembre de 1998 y marzo de 1999. Es decir, destinó a cada uno de ellos -realizados con criterios idénticos- ocho millones de pesetas. Dichas encuestas se hicieron a partir de una muestra de sólo 800 personas, consultadas únicamente a través del teléfono, la más barata de todas las opciones.

Este precio llama la atención si se compara con el que pagó el propio Gobierno a otras empresas por encuestas con muestras muy superiores. Por ejemplo, en el mismo año 1998, la Administración pagó 1,9 millones de pesetas a la empresa DYM por un sondeo sobre el cine catalán realizado con una muestra de 1.707 personas. DYM hizo también una encuesta sobre política lingüística en la que entrevistó a 4.112 personas (cinco veces más que las muestras del barómetro de Line Staff) y recibió por este trabajo 6,8 millones de pesetas.

Las encuestas de Line Staff basadas en entrevistas personales, tradicionalmente más caras, también tienen un coste por encima de los precios habituales del mercado. Así, el estudio sobre la imagen de España en Cataluña, que consta de un informe de 40 folios de la fundación Fundes a partir de una encuesta de Line Staff a 1.000 personas, costó 17,4 millones de pesetas. El Instituto de Ciencias Políticas y Sociología, adscrito a la Universidad Autónoma, realiza cada año un exhaustivo barómetro con una muestra de 1.200 personas, también mediante entrevistas personales, con un coste que no supera los seis millones de pesetas, según fuentes de la institución.

La encuesta más cara encargada por la Generalitat la hizo también Line Staff: según consta en la lista de Presidencia, el Gobierno de CiU llegó a pagar casi 29 millones de pesetas por el barómetro que Line Staff realizó en julio de 1999, la víspera de las elecciones autonómicas. La muestra de esta encuesta, no obstante, se limitó a 1.900 personas, con las que se contactó por teléfono, si bien incluyó algunos aspectos cualitativos, según datos facilitados por la empresa.

Asimismo, algunos de los barómetros realizados por Line Staff -como el de julio de 1998 y el de julio de 2000- no constan en la lista aportada por Presidencia, a pesar de que, en principio, debía ser exhaustiva. De estos sondeos no consta, por tanto, el importe pagado.

Line Staff ha estado varias veces en el ojo del huracán político por las estrechas relaciones que mantiene con CiU y el Gobierno catalán. El año pasado, el diputado del PP Josep Curto llegó a afirmar que sus responsables eran unos "granujas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de octubre de 2000

Más información

  • El Ejecutivo de CiU ha gastado en dos años cerca de 400 millones de pesetas en sondeos