Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un grupo yemení se atribuye el ataque a la legación británica

"Ataque terrorista"

Una fuerte explosión causó en la madrugada de ayer daños materiales, pero no heridos ni víctimas, en la Embajada británica en la capital de Yemen, Saná. Un grupo yemení, el Ejército de Mahoma, se atribuyó tanto este ataque como el atentado suicida contra un destructor de EE UU frente al puerto yemení de Aden. Ese grupo amenazó además con llevar a cabo nuevas acciones terroristas en el futuro. Un hombre que decía ser portavoz del jeque Omar Bakri, exiliado en Londres, reivindicó en nombre del Ejército de Mahoma los ataques con una llamada telefónica a la agencia France Presse. En la misma llamada, el comunicante exigió a los judíos "que se vayan de Yemen", y advirtió de que "todos los británicos, estadounidenses e israelíes serán blanco". La explosión contra la legación diplomática se produjo a las 6.10 (las 5.10, hora peninsular española). La explosión no causó víctimas gracias a que en el edificio sólo se encontraba en ese momento un guardia de seguridad yemení.

El presidente de Yemen, Alí Abdulá Saleh, ordenó ayer reforzar las medidas se seguridad en torno a los intereses occidentales en ese país tras el atentado contra la Embajada británica y el destructor norteamericano. Ambos ataques alimentaron los temores a que pueda producirse una ola de atentados contra intereses occidentales por parte de grupos terroristas que simpaticen con la causa palestina.

El secretario del Foreign Office (ministro de Exteriores británico), Robin Cook, aseguró que "alguien lanzó una bomba por encima del muro" que rodea el recinto. Cook dijo que los diplomáticos en Saná habían sido alertados de la posibilidad de incidentes terroristas en la región. En opinión del ministro británico, no hay duda de que la explosión en el recinto de la embajada fue "un ataque terrorista". Londres envió ayer investigadores a la legación y acentuó las medidas de seguridad en prevención de posibles ataques.El ministro del Interior yemení, sin embargo, aseguró que la deflagración se debió a una explosión en el generador de electricidad, según la agencia oficial de noticas Saba. El embajador británico en Yemen, Victor Henderson, aseguró a la agencia Reuters que "la causa exacta de la explosión no ha sido aún determinada". Añadió que existen sospechas de que fue una explosión provocada, pero que las investigaciones aún no han hecho más que comenzar.

La agencia oficial de noticias de Kuwait citó el testimonio de varias personas que relataron que tras la explosión se produjo un incendio en el interior del recinto de la embajada y que los daños son cuantiosos. Esas mismas fuentes añadieron que las ventanas de los edificios colindantes reventaron con la explosión. La Embajada británica en Saná linda con varios ministerios del Gobierno yemení.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de octubre de 2000