Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fujimori incumple sus compromisos con la oposición y prolonga su legislatura al menos dos semanas

Manifestaciones masivas

La oposición peruana decidió ayer retirarse del diálogo democratizador con el Gobierno que promueve la Organización de Estados Americanos (OEA) en protesta por el incumplimiento por parte del Ejecutivo de los acuerdos alcanzados en esa mesa. El parlamentario opositor Jorge del Castillo, del Partido Aprista Peruano, anunció que los grupos políticos opositores tomaron esa decisión porque la alianza oficialista Perú 2000, del presidente Alberto Fujimori, aprobó ayer en el Congreso un proyecto de reforma del reglamento del Legislativo que "pone en peligro" la celebración de elecciones el próximo año. "Fujimori se está echando atrás, ya se arrepintió de haber renunciado, porque no se puede entender que lo que ya estaba aprobado en el Congreso sea modificado a nuestras espaldas. Esto es inaceptable", dijo Del Castillo.

La ley aprobada ayer prolonga la actual legislatura hasta el próximo 31 de octubre, cuando hace una semana se decidió por consenso que la legislatura finalice el próximo domingo, para permitir el inicio de la segunda al día siguiente.

Ésta última decisión fue tomada para permitir la aprobación de un proyecto de Ley que reduce el mandato del presidente de la República y de los parlamentarios, para permitir la celebración de elecciones generales el próximo año.

El presidente Fujimori decidió hace un mes convocar elecciones, en las que no participará, después de desatarse una grave crisis política en el país tras implicarse a su ex asesor Vladimiro Montesinos en un caso de soborno político. "Hoy día en el Congreso presentan un insólito proyecto, rompiendo un compromiso firmado por acta ante la misión de diálogo de la OEA, para modificar la legislatura", dijo Del Castillo.

El parlamentario opositor Fernando Olivera, del Frente Independiente Moralizador (FIM), dijo que la decisión del Gobierno fue tomada "de manera sorpresiva, traidora y de mala fe". "Esto es sumamente grave, se han alterado los acuerdos tomados en la mesa de diálogo, se han roto los mismos acuerdos adoptados por consenso en el Congreso, sin ningún tipo de transparencia", añadió. Olivera dijo que la oposición sabe "las razones" que tiene el Gobierno para haber tomado esa decisión, pero aseguró que no las habían querido señalar para "no ser utilizados por el Gobierno como pretexto para acabar con la mesa de diálogo".

Esta nueva convulsión polítca se produce el día despues de que Perú fuera escenario de una jornada de manifestaciones y protestas para pedir la dimisión de Fujimori. Además, las marchas ciudadanas apoyaron en Lima la moción de censura contra la mesa directiva del Congreso, que finalmente no prosperó por escasos votos. La jornada de protesta, convocada por los sindicatos peruanos, reunió en todo el país a cientos de miles de personas y causó numerosos heridos entre los policías y los manifestantes. Las protestas de estudiantes y trabajadores en Lima fueron duramente reprimidas, sobre todo con gases lacrimógenos.

"Es un grave error de la oposición democrática haber creído que los tránsfugas y el fujimorismo podían recoger las exigencias del pueblo", dijo el secretario general del Sindicato Único de Trabajadores en la Educación del Perú, Olmedo Auris. "La oposición parlamentaria -agregó- ha perdido todos los objetivos y ha quedado demostrado una vez más que la lucha por la recuperación democrática se dará en las calles".

Estas jornadas nacionales de protesta pretenden preparar "las condiciones para la realización de un paro nacional que obligue a renunciar a Fujimori y a la cúpula de las Fuerzas Armadas", dijo el dirigente sindical Juan José Gorriti. "Hemos escogido el Congreso porque es allí donde debe estar el pueblo apoyando la moción de censura a la mesa directiva", dijo Domingo Cabrera, dirigente de la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP)

"Se debe dar paso a una contundente protesta cívica y popular a nivel nacional para que el fujimorismo entienda que el país necesita y quiere cambios", dijo José Luis Risco, presidente de la CGTP.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de octubre de 2000