Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LITIGIO EN EL BALONCESTO ESPAÑOL

EL CSD impide a los baloncestistas extranjeros actuar como comunitarios

El secretario de Estado para el Deporte, Juan Antonio Gómez-Angulo, anuló ayer provisionalmente la decisión de la ACB de tramitar licencias de comunitarios a ocho jugadores de países que no pertenecen a la Unión Europea. Gómez-Angulo, por tanto, atendió a la Federación y al sindicato de jugadores, que habían recurrido ante el CSD al considerar que con su medida la ACB vulneraba el número de dos extranjeros por equipo fijado. La primera respuesta de los clubes fue suspender el Fuenlabrada-Real Madrid, previsto para ayer.

Satisfacción

Escasas horas antes del arranque de la Liga ACB, el Consejo Superior de Deportes (CSD) decidió dejar provisionalmente sin efecto las licencias federativas otorgadas a los jugadores Milic (Turquía), Zidek (República Checa) y Storasta (República Checa) del Real Madrid; Jasikevicius (Lituania) y Karnisovas (Lituania), del Barcelona, y Stombergas (Lituania), Timinskas (Lituania) y Mills (Turquía), del TAU Baskonia, a los que la ACB había reconocido la condición de comunitarios pese a que su nacionalidad no era de países pertenecientes a la UE.La ACB justificó su postura inicial en la llamada sentencia Mills, por la que una resolución de un juez de intrucción de Barcelona permitía al jugador del TAU, nacido en Estados Unidos pero con pasaporte turco, actuar como "comunitario" al disponer Turquía de un acuerdo de asociación con la Unión Europea.

Tanto la Federación como el sindicato de baloncestistas trataron de evitar que la ACB se saliese con la suya, y finalmente la advirtieron de que impugnarían los partidos en los que interviniesen los jugadores involucrados en la polémica. Consideran que los jugadores afectados no son comunitarios, sino extranjeros. Y que, por tanto, si se les tramita la ficha se incumple el convenio firmado entre la Federación, la ACB y la Asociación de jugadores, que fija un máximo de dos extranjeros por club.

El CSD va más lejos y considera que otorgar licencia como jugador comunitario a Mills no sólo "fustra" el acuerdo entre la Federación y la ACB y el convenio colectivo suscrito con la Asociación de Jugadores, sino que también "puede suponer un grave incumplimiento de las obligaciones internacionales asumidas por España en orden a la aplicación del acervo comunitario, con fundamento en una eventual aplicación errónea de los Tratados de Asociación suscritos con Turquía, Eslovenia, República Checa y Lituania". "Los convenios suscritos con los citados países", añade la resolución del CSD, "no suponen en modo alguno el derecho a la libre circulación de trabajadores por los países de la Unión Europea, ni el acceso en condiciones de igualdad al empleo con los ciudadanos comunitarios o nacionales de los países del Espacio Ecónomico Europeo".

Un país próximo como Italia, que también tiene limitado a dos los jugadores extranjeros por equipo, sí aplica la sentencia Mills. Así, en sus 18 clubes de la serie A-1 cuenta con 45 jugadores comunitarios, y en ese cupo figura, por ejemplo, el pívot lituano Zukauskas, del Paf de Bolonia. Sólo el 46,1% de los jugadores de sus equipos son italianos (83), y el resto, el 53,9% (45 comunitarios, 31 extranjeros y 16 oriundos nacionalizados).

Con la resolución adoptada ayer, el CSD quiere iniciar un procedimiento "tendente a resolver el conflicto de interpretación derivado de los acuerdos por los que se fija el número de jugadores extranjeros no comunitarios que pueden participar en la Liga".

Tanto la Federación Española de Baloncesto como el sindicato de jugadores coincidieron ayer en calificar de positivo la resolución. Ernesto Segura de Luna, presidente de la federación, consideró "razonable" la decisión. "El asunto escapa del baloncesto y alcanza a la dirección de extranjería e inmigración y al Ministerio del Interior", señaló Segura de Luna. Su vicepresidente, José Luis Sáez, aseguró: "El escrito del CSD está bien fundamentado y la resolución hay que mirarla como positiva para los clubes porque van a disponder de una base jurídica y administrativa en la que sustentar sus intereses". Sáez rechazó que este asunto tenga relación alguna con la Euroliga que los clubes inaugurarán el lunes al margen de la federación internacional de baloncesto (FIBA).José Luis Llorente, presidente de la asociación de jugadores, destacó: "El CSD ha ejercido su responsabilidad. Ha dictado una resolución ajustada a derecho que favorecerá a los jugadores españoles". Llorente, además de acusar a la ACB de "haber obrado ya demasiado por su cuenta", insistió en su postura de que "todo jugador nacido en un país que no pertenece a la UE no es comunitario".

Ferrán López, base del Fuelabrad, se mostró crítico con la suspensión del partido: "Hemos tenido cuatro meses para solucionarlo, pero siempre estas cosas se hacen mal y a última hora. Mientras que la Ley diga que quien no es comunitario no puede jugar, la situación debe ser así".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de octubre de 2000

Más información

  • La Federación Española de Baloncesto y el sindicato de jugadores celebran la resolución del Consejo