El Consistorio investigará el montaje del andamio que mató al empleado de Correos

El Ayuntamiento de Madrid ha ordenado a sus técnicos que investiguen cómo estaba montada la torre metálica que soportaba unos anuncios publicitarios de lona que, al ceder a causa del viento, acabaron el pasado miércoles con la vida de Francisco Marín, empleado de Correos, de 57 años. Al margen de la investigación policial decretada por el juez, el Consistorio quiere averiguar si se dieron todos los pasos obligatorios para el anclaje de la torre de 10 metros de altura. Los andamios que aplastaron al trabajador fueron instalados por una empresa privada en la entrada principal para la Feria Universal de Filatelia 2000 de Correos, en el recinto ferial de la Casa de Campo. La empresa General de Producciones y Diseño, S L, encargada de la instalación del andamio no ha querido ofrecer explicaciones hasta que concluya una investigación interna abierta por la propia compañía. Un portavoz municipal reconoció que ésta contaba con todos los permisos reglamentarios, tanto para el montaje de la carpa como para los anuncios exteriores. Hasta el momento, Correos ha traspasado toda la responsabilidad del accidente a la empresa que montó la carpa.

La familia de Francisco Marín, de 57 años, vecino de Alcorcón, anunció ayer que acudirá a los tribunales para que se depuren las responsabilidades de lo ocurrido.

Los responsables de la exposición de filatelia han retirado los anuncios de entradas, pero continuan allí los restos del andamio caído mientras prosiguen las investigación del accidente.

Francisco Marín murió en el hospital el pasado miércoles, después de que le cayese encima la torre que soportaba los carteles de lona de la exposición, junto al pabellón de cristal de la Casa de Campo. El fuerte viento infló la pancarta, como si se tratase de la vela de un barco, y derribó todo el andamiaje, según los bomberos. La estructura también cayó sobre dos funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía que resultaron heridos. Los dos agentes seguían ayer ingresados en la clínica Nuestra Señora de Ámerica.

La exposición no se ha cerrado, pero sí se han suspendido todos los actos previstos, entre los que estaba programada para hoy la visita del jugador del Real Madrid Raúl González y del ex ciclista Miguel Induráin.

Los trabajadores de Correos lucieron ayer en la muestra filatélica un lazo de color negro en señal de duelo por la muerte de su compañero. Francisco Marín, casado y padre de un hijo, será enterrado hoy en Alcorcón, localidad donde residía.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS