Los ataques al rector Pedreño y las referencias a las crisis del PSPV, claves de un congreso sin debate

El tedio que ayer inundó la instalación ferial de Elche durante el 10º Congreso provincial del PP de Alicante, sólo se vio quebrado, momentáneamente, cuando los oradores arremetieron contra la oposición socialista y el demonizado Andrés Pedreño, rector de la Universidad de Alicante.El primero de los discursos del que finalmente sería reelegido para la presidencia del partido, estaba estructurado de tal forma que de la tibia autocrítica se saltara al ataque al adversario para arrancar aplausos. Así, tras recoger el guante y comprometerse a mejorar el diálogo interno que se le reclamaba, Julio de España entonó la canción del verano: el Parque Científico del Mediterráneo que promueve la Universidad de Alicante. Sin más preámbulos, y en su empeño por poner rostro al enemigo, De España señaló que "ellos [por la oposición] están ahora en la polémica artificial del Medpark, de acuerdo a las tesis maquiavélicas de Pedreño, que busca apoyos para justificar gastos no presupuestados, porque para él el fin justifica los medios".

En su turno, el presidente Zaplana comparó los procesos congresuales del PP con el vivido por los socialistas valencianos la semana pasada. "Si algo nos diferencia es saber por qué y para qué estamos en política", dijo. "Nosotros", añadió, "celebramos congresos amplios para canalizar los distintos puntos de vista y unir sensibilidades, y no hagais caso a las interpretaciones" acerca de supuestas divisiones internas por la aparición de dos candidatos para ocupar un puesto. "A mí me producen tristeza los abucheos de los otros", puntualizó en clara referencia al rechazo que generó entre los delegados al congreso socialista la integración de Ciprià Ciscar en la lista al Comité Federal del PSOE.

En un tono paternalista, habitual en sus intervenciones de partido, Zaplana coincidió en que "la familia del PP" debe abrirse más a la sociedad. "Que nadie se dé por satisfecho", señaló. "Tenemos que abrir todas las sedes locales porque el partido es de todos".

Los congresos del PP valenciano finalizan hoy con el cónclave de Castellón, en el que será reelegido Carlos Fabra para un nuevo mandato, con el que superará los dos lustros en el cargo, informa María Fabra.

La idea de que la capital debe ocupar mayor peso en la organización, junto a la intención del partido de incluir a una persona de confianza de Zaplana, ha obligado a Fabra a mantener cierta discreción para evitar que sus cargos intermedios se rebelen antes de lo previsto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 30 de septiembre de 2000.