Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

ETA, el PP y los pilares básicos

Héte aquí que en el debate sobre el estado de la región "que avanza en marcha triunfal", el grupo popular de las Cortes Valencianas tuvo a bien presentar una propuesta de resolución de condena a los asesinatos de ETA. Noble propósito que ninguno de los diputados podría haberse negado a aprobar. Sucede, sin embargo, que los chicos del PP quisieron mezclar churras con merinas. En su afán de marear la perdiz, al puro estilo zaplanista, incluyeron en la resolución que condenaba a ETA, este párrafo: "Asimismo, las Cortes Valencianas se reafirman en los valores contenidos en el Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana, la Constitución española y las instituciones que de ella demanan y expresan su rechazo a todo aquello que pueda significar un ataque a los pilares básicos de la convivencia del pueblo valenciano y a sus señas de identidad".¡Ei...! ¡Pare la burra, amic! ¿Qué tiene que ver ETA con "los pilares básicos de la convivencia del pueblo valenciano y sus señas de identidad"? ¿A qué viene meterlo todo en el mismo saco? ¿Y cuáles son, para el PP, esos pilares básicos y esas señas de identidad? ¿Y quién los ataca? ¿Acaso ETA? Seguro que no. Entonces ¿a qué viene mezclar ambas cosas? Que las Cortes expresen "su rechazo a todo aquello que pueda significar un ataque a los pilares básicos de la convivencia del pueblo valenciano y a sus señas de identidad", es una verdadera gilipollez parlamentaria si no se identifica, claramente, quién o quiénes han atacado a esos pilares básicos y a esas señas de identidad. Si el PP, lo que pretendía, siguiendo las instrucciones de su presidente señor Zaplana, era que las Cortes Valencianas condenasen, como parece ser, a Acción Cultural del País Valencià (ACPV), porque según el molt honorable -es un decir- esta institución "ataca los pilares básicos de la convivencia del pueblo valenciano y a sus señas de identidad", pues eso se dice claramente. Y ya está. Sobre todo si lo que se pretende llevar al pueblo desinformado y manipulado es el mensaje subliminal de que, al condenar a ETA y a Acción Cultural en el mismo documento, se está estableciendo una similitud entre ETA y ACPV, por mor del nacionalismo, a ver si cuela.

La maniobra parlamentaria de esta semana llevada a cabo por el grupo popular es, no solamente ridícula sino que demuestra la estulticia, la necedad de los dirigentes del PP valenciano empezando por su presidente. Es bien sabido y conocido que al presidente Zaplana no le gustan las críticas. Que sólo vive pendiente de los aplausos y loores y que cualquier crítica la considera como un insulto. Lo ha demostrado fehacientemente en su trato a los medios de comunicación que le son adversos y en la concesión de prebendas a quienes le aplauden y jonjolean. El grupo popular ha conseguido, con sus únicos votos, que las Cortes rechacen "todo aquello que pueda significar un ataque a los pilares básicos de la convivencia del pueblo valenciano". ¿Y cuándo se ataca a esos pilares básicos? Es muy sencillo: cuando se critica al Gobierno de la Generalitat y su presidente. Mantener la convivencia entre los valencianos sólo tiene un camino: ¡valencians, tots a una veu, vingau i crideu, visca el PP i el seu president! Quienes no acudan a la convocatoria, serán reos de atacar los pilares básicos de la convivencia! Y rechazados por las Cortes. ¡I que els forners es pasen tota la nit pastant pa per aquesta gent!

fburguera@inves.es

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de octubre de 2000