Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CRISIS DE LOS CARBURANTES

Los agricultores prevén bloquear centros de CLH en 23 provincias

Si el abastecimiento de carburante ya es un problema en algunas zonas del país, el calendario de movilizaciones promete agravarlo hoy. La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), la única asociación agraria que no ha aceptado las ayudas propuestas por el Gobierno contra la subida del carburante, porque no contemplan la creación del gasóleo profesional, confirmó ayer que bloqueará hoy una treintena de centros de la Compañía Logística de Hidrocarburos (CLH, almacén de gran parte de las reservas de gasóleo y gasolina) en 23 provincias.Los bloqueos de los centros de CLH empezarán a las nueve de la mañana. Cataluña, Aragón, Castilla y León, la Comunidad Valenciana y Murcia se encuentran entre las diez comunidades elegidas para el bloqueo. En total, serán 23 provincias. Madrid, por ejemplo, se salvará.

El secretario general de la COAG, José Manuel de las Heras, advirtió ayer en una conferencia de prensa que las protestas continuarán en octubre. El portavoz del Gobierno, Pío Cabanillas, afirmó ayer que es "lamentable que se mantengan las movilizaciones". Cabanillas hizo un "llamamiento a la responsabilidad, para que no se perjudique a los ciudadanos".

La COAG insiste, sin embargo, en la creación de un gasóleo profesional a 40 pesetas el litro para parar sus movilizaciones. Si las acciones de los agricultores de COAG se explican por la negativa del Ejecutivo a establecer un gasóleo profesional, una de las concesiones gubernamentales puede acarrear otro tipo de problemas. Los gasolineros recelan de la decisión del Gobierno de permitir a las cooperativas agrarias suministrar gasóleo agrícola a terceros.

Amenaza de cierre

El presidente de la Confederación de Empresarios de Estaciones de Servicio, Roberto Sáenz, afirmó ayer que las gasolineras se plantean cerrar si la medida sigue adelante. "Esto puede suponer el cierre de muchas gasolineras rurales, que sobreviven gracias a la venta de gasóleo a los agricultores", afirmó.Para Sáenz, el acuerdo del Ministerio de Agricultura con las cooperativas agrarias huele a "chamusquina", porque, a su juicio, supone "abrir una espita peligrosa". Sostienen que los centros cooperativos no cumplen con las normas de seguridad necesarias para llevar a cabo este tipo de negocio, pero que, en cambio, disfrutan de ventajas fiscales que los gasolineros no tienen. Sus responsables estudiarán en asamblea si se movilizan ante una competencia que creen desleal.

Esta confederación, que representa a más de 6.000 gasolineros, ya amenazó con cierres la semana pasada, pero se echó atrás. Por su parte, el vicepresidente de la confederación de estaciones de servicio, Juan Prats, anunció un cierre a partir del 4 de octubre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de septiembre de 2000