LA SITUACIÓN EN EL PAÍS VASCO

Rajoy cree que la moción de censura a Ibarretxe es una "obligación moral"

El PP del País Vasco registrará hoy en el Parlamento de Vitoria su moción de censura contra el lehendakari, Juan José Ibarretxe. El presidente del PP en Euskadi, Carlos Iturgaiz, justificará luego esta iniciativa de su formación, que se une a la que presentó el viernes el PSE y que tampoco tiene posibilidades de prosperar porque entre ambos partidos y Unidad Alavesa sólo disponen de 32 diputados frente a los 38 de la mayoría absoluta. El vicepresidente primero del Gobierno, Mariano Rajoy, argumentó ayer, sin embargo, que el PP tramitará esa moción como "una obligación moral y democrática" ante la insistencia de Ibarretxe por gobernar en minoría, sin someterse a una cuestión de confianza o al refrendo de unas elecciones.

La Junta de Portavoces y la Mesa del Parlamento vasco deben ordenar mañana martes en Vitoria cómo se desarrollan en los próximos días las distintas iniciativas planteadas tras el debate general del viernes sobre la situación política en Euskadi. El propio lehendakari reclamó dos debates monográficos; el PSE replicó esa noche al solicitar la convocatoria de una moción de censura contra Ibarretxe que encabezaría su líder, Nicolás Redondo Terreros; y el PP continuará esa línea hoy.PP y PSE, aunque no se han puesto de acuerdo para promover conjuntamente esas mociones, sí han adelantado que las apoyarán mutuamente. Ambas formaciones son conscientes también de que ninguna tiene posibilidades de salir adelante. Aunque el PNV y EA, socios en el Gobierno vasco, cuentan sólo con 27 diputados, PP, PSOE y UA suman únicamente 32. La mayoría absoluta de la Cámara vasca requiere 38 actas.

El vicepresidente primero del Gobierno, Mariano Rajoy, que clausuró ayer en Toledo el congreso provincial de su partido, justificó pese a todo la presentación de esas mociones asegurando que en estos momentos son "una exigencia y una obligación moral y democrática" aunque no fructifiquen, frente al único mensaje que lanza el Gobierno vasco de "llevar a todos a un callejón sin salida".

Rajoy consideró también el valor de esas mociones en la "manifestación inequívoca de que el PP y el PSOE no quieren pactar con el Gobierno vasco" y sí articular una alternativa de los partidarios de la Constitución, el estatuto y de los que no mantienen una posición ambigua frente a ETA y HB. Rajoy pidió ayer al presidente del PNV, Xabier Arzalluz, "que se retire a un discreto segundo plano, porque está causando un daño colosal a su pueblo y a muchos miles de personas" y porque, en su opinión, "pertenece al pasado".

El secretario general del PP, Javier Arenas, aseguró ayer en Zaragoza, donde también clausuró el congreso provincial del partido, que uno de los problemas más importantes del País Vasco es el discurso desfasado de los nacionalistas: "El PNV desconoce que gracias a la Constitución y al Estatuto de Gernika gozan de un nivel de autogobierno que nunca hubieran creído, ni ellos, hace 20 años". Arenas y Rajoy recriminaron a Arzalluz y a los nacionalistas vascos su ausencia el sábado de la manifestación de San Sebastián, que catalogaron como hito histórico similar al espíritu de Ermua tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco, y en la que ubicaron a todos los españoles demócratas en favor de la libertad. Rajoy apuntó que la obligación de Ibarretxe de anticipar las elecciones es ahora "mucho mayor".

Arenas dedicó palabras duras al presidente del PNV: "Al señor Arzalluz, todos lo vemos, le caen mal los éxitos de la policía -en la lucha contra ETA- parece que se le indigestan, ¡que mala cara pone! El error histórico es que usted -por Arzalluz- y ustedes -los dirigentes del PNV- entienden que la solución a los problemas del País Vasco pasaban y pasan por darle de alguna forma la razón, parcial o totalmente, a ETA".

Por otra parte, el ministro español de Asuntos Exteriores, Josep Piqué, agradeció ayer en París a su homólogo francés, Hubert Védrine, la cooperación de Francia en la lucha antiterrorista y abogó por incrementarla, en particular en el ámbito judicial. La coordinación entre Francia y España será evocada, sin duda, en las conversaciones que mañana, martes, mantendrá el presidente del Gobierno, José María Aznar, con los máximos dirigentes franceses en París.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 24 de septiembre de 2000.

Lo más visto en...

Top 50