Arzalluz carga contra Aznar y llama a sus bases a la movilización

En una mañana soleada y de mucho calor, Xabier Arzalluz y Juan José Ibarretxe recibieron el apoyo de los miles de simpatizantes nacionalistas que se acercaron hasta las campas de Salburua, en los alrededores de Vitoria. Según los organizadores, alrededor de cien mil personas acudieron a la cita del Alderdi Eguna (Día del Partido), una fiesta que se celebró por primera vez en 1977, en plena transición democrática.Los dos dirigentes recibieron el calor de sus bases en un momento en el que la política vasca vive momentos de alta tensión y se halla en la encrucijada. Antes de empezar su discurso, Arzalluz pidió un minuto de silencio en memoria de las víctimas del terrorismo. Acuciado por la necesidad y bajo la sombra del adelanto electoral, el presidente del PNV llamó a las bases del partido a salir a la calle para defender la causa nacionalista, el derecho del pueblo vasco a "decidir lo que quiera ser", frente a los ataques que está recibiendo.

Más información

Tanto el lehendakari como el presidente del PNV aseguraron que las críticas al nacionalismo no van a "arrugar" a sus simpatizantes. En una referencia implícita a los críticos del su formación, Arzalluz dijo que "el vasco tiene una cosa, que cuando le atacan se crece, no se arruga". "El que en este momento se arrugue, que se dé de baja", advirtió.

Las diatribas contra el Gobierno del PP, y en especial contra su presidente, José María Aznar, estuvieron presentes durante toda la intervención del dirigente nacionalista. Así, recordó que antes de la tregua y durante la inactividad de ETA nadie echó una mano al PNV para consolidar ese periodo sin atentados. "Aznar sí nos echó una mano,

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 24 de septiembre de 2000.

Lo más visto en...

Top 50