BARCELONA

A oreja por barba

En los corrales una corrida de Torrealta, con cuatro reses de muy buena condición, pero en general muy flojas. El primero, un precioso jabonero, que parecía gustar a su matador y a la cuadrilla, fue devuelto por su poca fuerza.Joselito recibió el devuelto con una larga de rodillas en el tercio. El repetidor y noble primero acabó perdiendo gas y Joselito inició el muleteo con unas toreras dobladas, prosiguiendo aseado por ambos pitones y con detalles de torería, aunque sin acabar de cuajar la faena. Una excelente estocada en los medios llevó a sus manos el primer trofeo de la tarde, con una exagerada petición del segundo. El cuarto, flojo, empezó acudiendo a los engaños, aunque algo rebrincado, y se aplomó muy pronto. Joselito empezó muy decidido, dio buenos muletazos, pero cuando se aplomó el animal, se acabó la posibilidad de lucimiento. Otra vez expeditivo con la espada, sólo necesitó de una estocada para acabar con la vida del astado.

Torrealta / Joselito, Ponce, Juli

Toros de Torrealta (1º, sobrero), flojos, con movilidad, nobles. Joselito: oreja y ovación. Enrique Ponce:oreja y ovación. El Juli: vuelta al ruedo y oreja. Plaza Monumental, 24 de septiembre. Casi lleno.

El flojo segundo, gracias a que se le picó poco, llegó a la muleta boyante, repetidor y con fijeza. Ponce le hizo una gran faena con torería, inteligencia y ligando los muletazos sin rectificar la posición. Un gran pinchazo y una estocada desprendida dejaron todo en una oreja, cuando la faena era de dos. El quinto fue el garbanzo negro, dando cabezazos y sin humillar. Ponce aguantó, en un meritorio muleteo, midiendo las distancias y los terrenos e intentando enseñar a embestir al animal, que hasta le tomó algún pase de lucida factura. Estocada y descabello dieron paso a una justa ovación.

En esta corrida pudieron verse, con la muleta, dos facetas de El Juli: bullicioso en el tercero y más hondo en el sexto. En aquel hizo de todo: variedad con el capote, brillantez en banderillas y vibrante faena. Una estocada defectuosa y cuatro descabellos hicieron que, a pesar de la fuerte petición, se quedase sin trofeo. Sí que lo obtuvo en el que cerró plaza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 24 de septiembre de 2000.

Lo más visto en...

Top 50